Como enseñar a pensar a nuestros alumnos utilizando nuevas metodologías como las rutinas de pensamiento

FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

¿QUÉ SON LAS RUTINAS DE PENSAMIENTO?

Las Rutinas de Pensamiento, fueron desarrolladas por los Investigadores del Proyecto Zero (2008) de Harvard, son estrategias cognitivas que consisten en preguntas o afirmaciones abiertas que promueven el pensamiento en los estudiantes. En definitiva, hacer visible nuestro pensamiento.
David Perkins, codirector del Proyecto Cero afirma que “Las rutinas de pensamiento son patrones sencillos de pensamiento que pueden ser utilizados una y otra vez, hasta convertirse en parte del aprendizaje de la asignatura misma”.
Por lo tanto, son estructuras con las que los alumnos, de una manera individual o colectiva, inician, discuten, gestionan su pensamiento a la vez que descubren modelos de conducta que permiten utilizar la mente para generar pensamientos, reflexionar y razonar. Podemos concluir, que las Rutinas de Pensamiento son estrategias breves y fáciles de aprender que orientan el pensamiento de los estudiantes y dan estructura a las discusiones de aula.

¿CÓMO PODEMOS DESARROLLAR RUTINAS DE PENSAMIENTO?

Las investigaciones realizadas por el equipo del Proyecto Cero, establecen que la mayoría de las personas tienen las habilidades, actitudes y alertas de pensamiento sin desarrollar. Se muestran pasivo se indiferentes frente a circunstancias que provocan el pensamiento, están insensibles frente a señales que invitan a reflexionar, no cultivan actitudes de pensamiento profundo, tales como: cuestionar las evidencias, ir más allá de lo obvio, ver el lado oculto de las situaciones, pensar diferente al menos por un tiempo y aprovechar todas las oportunidades que inciten a la reflexión.

Por esta razón es importante que los niños y jóvenes aprendan estas actitudes, habilidades y alertas que son promotoras del pensamiento, pero que no pueden desarrollarse de forma espontánea.

Según las investigaciones de Ritchhart (2002) existen ocho fuerzas que ayudan a desarrollar una cultura del pensamiento en el aula:

1-Tiempo: Dedicar tiempo curricular para que los estudiantes puedan pensar y resolver las propuestas del profesor. No basta con que el profesor active al estudiante con buenas propuestas, debe brindar a los estudiantes suficiente tiempo y respetar las diferencias individuales, para que esta variable no sea limitante en su producción.
2-Oportunidades: Proponer a los estudiantes actividades auténticas, donde puedan poner en práctica, desarrollar diferentes procesos cognitivos e implicarse en las distintas tareas.
3-Rutinas: Son organizadores, que ayudan a estructurar, ordenar y desarrollar distintas formas de pensamiento en el proceso de aprendizaje y que promueven la autonomía de los estudiantes.
4-Lenguaje: Para poder desarrollar el pensamiento, es necesario poder implementar en el aula un lenguaje del pensamiento, donde se puedan denominar, describir, distinguir los distintos procesos cognitivos y reflexionar sobre los mismos.
5-Creación de modelos: Cuando los estudiantes comparten sus ideas, intercambian puntos de vista y los discuten, se van desarrollando entre todos, diferentes modelos de pensamiento.
6-Interrelaciones: En un contexto donde cada uno puede decir lo que piensa y se promueve el respeto por las ideas del otro, se va creando un ambiente de confianza donde cada uno puede mostrar sus fortalezas y pero también sus debilidades.
7-Entorno físico: Si bien es importante crear un ambiente emocional de confianza, también es importante establecer un ambiente físico, como puede ser de forma especial el aula, el laboratorio o el taller, para estimular la cultura del pensamiento.
8-Expectativas: Establecer un “menú” u “orden del día” para que los estudiantes conozcan los objetivos de aprendizaje, ir focalizándose en qué aspectos debe pensar y conocer qué espera…

BENEFICIOS DE APLICAR LAS RUTINAS DE PENSAMIENTO EN EL AULA

Según David Perkins algunos de los beneficios de aplicar Rutinas de Pensamiento en el aula son:

  • Ayuda a los alumnos a aprender a pensar, ya que se trata de un patrón sencillo de razonamiento.
  • Orientan el pensamiento de los estudiantes y dan estructura a las discusiones de aula.

Si se practican con frecuencia y flexibilidad, acaban convirtiéndose en el modo natural de pensar y operar con los contenidos curriculares dentro del aula.

  • Requieren pocos pasos.
  • Funcionan desde el principio, son sencillas.
  • Aplicables a muchas situaciones del aula.
  • Generan implicación.
  • Permiten la participación de todos.
  • Fáciles de enseñar y aprender.
  • Se usan en grupo o de forma individual.
  • Invocan un pensamiento de alto nivel.

La rutina no quita tiempo, sino que en realidad mejora lo que estamos tratando de hacer en el aula.

Figura 2

¿QUÉ RUTINAS DE PENSAMIENTO PODEMOS UTILIZAR EN AULA?

Existen muchas clases de rutinas de pensamiento que pueden ser utilizadas en el aula, dependiendo del objetivo que se pretenda en cada momento, por ejemplo, incentivar la curiosidad, invitar a explorar, despertar el lado creativo… y de la materia, la metodología y la etapa educativa. Algunas de las más conocidas son:

VEO – PIENSO - ME PREGUNTO

Esta rutina fomenta que los estudiantes realicen observaciones cuidadosas y pensadas. Ayuda a estimular su curiosidad sobre un tema determinado. Puede resultar útil para valorar los conocimientos previos de un alumno antes de iniciar un tema. También al finalizar una unidad para animar a los estudiantes a ampliar conocimientos sobre la misma.

Descripción:

    • ¿Qué veo? : Observar detenidamente y nombrar cada aspecto físico centrándonos exclusivamente en lo que es objetivamente visible.
    • ¿Qué pienso? : En base a las evidencias de la pregunta anterior aventurar pensamientos que nos sugieren los elementos analizados.
    • ¿Qué me pregunto?: Enumerar las incógnitas que nos suscita la imagen.

Objetivo:

Anima a los estudiantes a hacer observaciones cuidadosas e interpretaciones reflexivas, sentando las bases para la investigación.

Principios que trabaja:

Atención, exploración consciente, análisis, curiosidad.

Posibles aplicaciones:

– Para que los estudiantes piensen cuidadosamente acerca de por qué algo se observa u ocurre de determinada de manera y es de la forma que es.
– Se puede usar esta estrategia en el comienzo de cada unidad para motivar el interés de los estudiantes, o durante el desarrollo de la unidad para conectar un objeto con el tema tratado.
– Es interesante cerca del final de cada unidad para motivar a los estudiantes a mayor aplicación de su nuevo aprendizaje e ideas.

¿QUÉ SÉ? ¿QUÉ QUIERO SABER? ¿QUÉ HE APRENDIDO?

Esta rutina se utiliza para generar discusión en el grupo, conocer ideas previas, intereses y reflexionar sobre lo que se ha aprendido.

Descripción:

Las partes de esta rutina son:
– ¿Qué se sobre este tema? (pensar en lo que se cada uno sabe).
– ¿Qué quiero saber sobre el tema? (conocer los intereses de los alumnos).
– ¿Qué he aprendido? (reflexión personal).

Objetivo:

Conocer las ideas previas e intereses sobre un tema. Saber qué han aprendido al finalizarlo.

Posibles aplicaciones:

– Al hablar sobre cualquier tema.
– Al comenzar un proyecto de comprensión.
– Consolidar el aprendizaje sobre un tema.

Variantes:

– Se puede combinar con la rutina “Solía pensar y ahora pienso…”.
– Se puede hacer individual, en grupos o en grupo-clase.

3-2-1 PUENTE

Esta rutina sirve para potenciar que los alumnos descubran sus pensamientos, ideas y preguntas antes de iniciar un tema en el aula para posteriormente hacerlos conectar con ideas nuevas sobre el tema tras haber recibido alguna instrucción.

Descripción:

Es una rutina de pensamiento para la activación de los conocimientos previos y la elaboración de conexiones.

Respuestas iniciales de los alumnos Nuevas respuestas de los
en relación a un tema. alumnos en relación al tema.

Explicación: ¿Cómo las nuevas respuestas se conectan con las respuestas iniciales?

Finalmente, se comparten tanto los pensamientos iniciales como nuevos, razonando cómo y por qué motivos se ha transformado su pensamiento.

Objetivo:

Que los alumnos descubran sus pensamientos o ideas, preguntas y conocimientos previos sobre un tema y conecten con nuevos pensamientos sobre ese mismo tema, después de recibir ciertas instrucciones.

Esta estrategia pide al estudiante descubrir, evidenciar y explicitar sus pensamientos, ideas, preguntas y comprensiones iniciales sobre un tema y luego relacionar o conectar los mismos, con los nuevos pensamientos surgidos después de alguna intervención.

Principios que trabaja:

Activa conocimientos previos y realiza conexiones.

Posibles aplicaciones:

Esta estrategia puede ser útil para aplicarla cuando los estudiantes van desarrollando comprensiones a través del tiempo. Puede ser un concepto que los alumnos ya conocen bastante en un determinado contexto, pero, la consigna planteada propone focalizar el aprendizaje en una nueva situación. O un concepto que los estudiantes conocen, pero solamente de una manera informal.

Cada vez que se obtiene nueva información, se pueden construir puentes entre las nuevas ideas y conocimiento previo. El foco está más puesto en ir comprendiendo y conectando los propios pensamientos, que en lograr un determinado resultado específico.

PREGUNTAS PROVOCADORAS

Descripción:

Esta estrategia pretende generar preguntas provocadoras que incentiven el pensamiento. Por ejemplo:

1.Escribe una lista de ideas de al menos 12 preguntas provocadoras acerca de un tópico, concepto u objeto. Usa estas preguntas iniciales para ayudarte a pensar otras preguntas interesantes:

¿Por qué…? ¿Qué diferencia habría si…?
¿Cómo…? ¿Cómo sería si…?
¿Cuáles son las razones…? Supóngase que… ¿…?
¿Y si…? ¿Qué ocurriría si supiéramos…?
¿Cuál es el propósito de…? ¿Qué cambiaría si…?Revisa la lista de ideas y comienza con las preguntas que parecen
más interesantes. Luego, elige una o más preguntas provocadoras
para discutir durante unos minutos.

2.Reflexiona: ¿Qué nuevas ideas tienen acerca del tema, concepto u objeto, que no tenían antes?

Objetivo:

Posibilitar practicar el desarrollo de preguntas que promueven el pensamiento y la indagación.

También ayuda a los alumnos a pensar y hacer intercambio de ideas acerca de diferentes tipos de preguntas sobre un tema. El objetivo de hacer preguntas interesantes y profundas es llegar a la complejidad y profundidad de un tópico. El objetivo del intercambio de ideas, es tener una variada lista de preguntas sobre un tópico y a través de ella lograr una mayor amplitud y multidimensionalidad de miradas en el mismo.

Posibles aplicaciones:

    • Esta estrategia puede ser usada cuando se introduce un nuevo tópico para ayudar a los estudiantes a generar un sentido de amplitud sobre el mismo.
    • Puede ser utilizada en medio del estudio de un tema, como una forma de provocar la curiosidad de los estudiantes.
    • También puede ser usada cuando se está terminando de estudiar un tópico, como una forma de mostrarles cómo el conocimiento que adquirieron del tema, los ayuda a crear preguntas mejores y más interesantes.
    • Esta estrategia también puede ser utilizada de forma continua durante el estudio de un tópico, para ayudar a la clase a hacer visible la evolución que han tenido los estudiantes con respecto a la lista de preguntas sobre el tema en un determinado tiempo.

Figura 3

Además de estas Rutinas de Pensamiento existen otras que merecen ser mencionadas como:

  • Qué creo saber / Qué dudas me surgen / Qué puedo explorar.
  • Antes pensaba / Ahora pienso.
  • Qué sé / Qué quiero saber / Qué he aprendido.
  • CSI (Color-Símbolo-Imagen)
  • Titular.
  • ¿Qué te hace decir eso?
  • ThinkPair Share.
  • Círculos de puntos de vista.
  • Palabra-Idea-Frase.
  • Antes pensaba…ahora pienso.

REFLEXIÓN PERSONAL

El uso sistemático de las Rutinas de Pensamiento conduce al estudiante a crear cultura de pensamiento en el aula. Si estas rutinas se practican con frecuencia y flexibilidad, acaban convirtiéndose en el modo natural de pensar y operar con los contenidos curriculares dentro del aula, ya que se trata de sencillos protocolos, pequeñas secuencias de tres o cuatro preguntas o pasos, que sirven para explorar ideas relacionadas con algún tema importante.

En consecuencia, sería conveniente que los docentes llevasen a cabo estas nuevas metodologías en sus aulas.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Perkins, D., Tishman, S., Jay, E. (1998). Un aula para pensar: Aprender y enseñar en una cultura del pensamiento. Buenos Aires. Aique.
  • Rirchhart, R. (2002). IntellectualCharacter. WhatItIs, WhyItMatters and HowtoGetIt. San Francisco.Jossey Bass.
  • Rirchhart, R., Church, M., Morrison, K. (2014). Hacer visible el pensamiento. Buenos Aires. Paidós.
  • Suárez, A. (2014). Cultura de Pensamiento: Aprendemos a trabajar Rutinas de Pensamiento en el Aula.Recuperado de: https://ineverycrea.net/comunidad/ineverycrea/recurso/cultura-de-pensamiento-aprendemos-a-trabajar/ea79a60c-a038-44cf-9ef7-636b8fd6a9e2

REFERENCIA DE FIGURAS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.