Estrategias psicopedagógicas para alumnado con altas capacidades

Dentro de las necesidades educativas especiales quizá el de altas capacidades sea el más difícil de definir. Esto es así porque es un grupo muy heterogéneo que se refiere a personas con manifestaciones y/o habilidades potenciales que destacan en alguna o en varias de las siguientes áreas: habilidad intelectual general, aptitud académica específica, pensamiento productivo o creativo, capacidad de liderazgo, artes visuales o de representación y habilidad psicomotriz. No obstante, a la hora de delimitar sus necesidades y su respuesta educativa se va a clasificar a estos alumnos[1] siguiendo dos tipos:

1) Los que presentan un nivel de rendimiento intelectual superior en una amplia gama de aptitudes y capacidades y que son capaces de aprender fácilmente cualquier área. Estos se caracterizan por presentar un alto nivel de creatividad, gran originalidad y un grado alto de motivación y dedicación en las tareas que desarrollan. Por tanto, al sobresalir en todas las áreas se les considera que presentan sobredotación intelectual.

2) Los estudiantes que destacan en áreas o habilidades muy específicas: área matemática, lingüística, artística, musical, física,… que presentan un talento determinado en alguna de ellas.

Pero, cuáles podríamos indicar que son las características más importantes de los alumnos que son identificados como de superdotación intelectual:

  1. a) Suelen presentar excelentes habilidades sociales incluso llegando a ser líderes de clase.
  2. b) Son personas muy perfeccionistas y actúan con gran sentido crítico tanto en lo que respecta a sí mismos como a los demás.
  3. c) Suelen ser alumnos muy curiosos que siempre están investigando sobre diferentes temas de forma exhaustiva dedicando gran esfuerzo y tiempo a estos.
  4. d) Presentan un grado de originalidad elevado en sus trabajos y a la hora de defender sus opiniones.
  5. e) Pueden resolver problemas de todo tipo desde diferentes perspectivas mediante una expresión clara y una destreza superior a la edad que presentan usando un vocabulario muy avanzado para su edad cronológica.
  6. f) Su dominio del lenguaje, tanto en comprensión como en expresión, es excelente pudiendo manejar información más compleja que sus compañeros.
  7. g) Integran conocimientos de diferentes áreas para crear mensajes más completos y ricos.
  8. h) Sin embargo, pese a sus múltiples capacidades no siempre tienen un excelente rendimiento académico.

Gráfico 1. Características de los niños con altas capacidades

A su vez, las características que presentan los alumnos con talentos específicos se pueden resumir en las siguientes:

  1. a) Talento social: destacan en el ámbito social asumiendo responsabilidades, obtienen el rol de influencia social en el grupo,…
  2. b) Talento motriz: sobresalen en las aptitudes físicas (coordinación, resistencia, flexibilidad, …) que pueden observarse en actividades de índole física.
  3. c) Talento musical: presentan una extraordinaria capacidad para el aprendizaje y práctica de la música por la que se sienten muy motivados con o sin preparación previa.
  4. d) Talento verbal: despuntan en las habilidades y aptitudes intelectuales relacionadas con el lenguaje: comprensión, fluidez, dominio de vocabulario, aprendizaje de la lectura y la escritura…
  5. e) Talento académico: aprenden a un ritmo muy rápido y obtienen excelentes resultados escolares. Esto, a veces, hace que se confundan con estudiantes de altas capacidades. No obstante, se encuentran incómodos en situaciones más flexibles y menos estructuradas.
  6. f) Talento matemático: muestran habilidades excepcionales para el aprendizaje de las matemáticas (cálculo, resolución de problemas, …).
  7. g) Talento artístico: demuestran originalidad al combinar métodos y estilos artísticos manifestando una habilidad excepcional para las artes plásticas.

La metáfora del puzle y los alumnos con Altas Capacidades

Gráfico 2. Distribución teórica de las puntuaciones de C.I.

Dentro de la respuesta educativa hacia estos alumnos hay que tener en cuenta las diferentes características y necesidades educativas que presentan. En este sentido, hay que partir de una evaluación inicial y una observación sistemática de su comportamiento. Para ello será necesario conocer su nivel de competencia curricular, estilo de aprendizaje, capacidades y habilidades especiales, áreas de su interés, auto concepto y el tipo de relaciones que establecen con los demás. Una vez estudiados estos factores, habrá que determinar qué tipo de modalidad de intervención se ha de aplicar según el resultado de su evaluación psicopedagógica. Así, se le podrá acelerar un curso académico, ofrecerle material y actividades de ampliación o incrementar el nivel de competencia de sus contenidos y objetivos mediante adaptaciones curriculares significativas. No obstante, no se puede olvidar que aunque a nivel cognitivo sean alumnos adelantados hay que cuidar su integración en el grupo al requerir las mismas exigencias afectivas y sociales que los alumnos de su edad. Así, se evitarán los problemas emocionales o de adaptación al grupo para incrementar su madurez personal. En este sentido, el modelo de intervención de Renzulli es muy utilizado para dar respuesta educativa a estos alumnos. Para este autor, el sistema educativo debe favorecer la interacción de tres sectores de rasgos: habilidad por encima de la media, creatividad e implicación en la tarea (motivación).

Gráfico 3. Modelo de intervención de los tres anillos de Renzulli

En relación a las adaptaciones curriculares habrá que determinar qué ajustes específicos son mejores para cada alumno. Para ello, tendremos que ser conscientes de qué enseñar y qué objetivos y contenidos se van a desarrollar, su prioridad y secuenciación. Luego, habrá que establecer cómo se enseñará y qué metodología se adapta mejor a cada alumno. Finalmente, habrá que desarrollar qué tipo de evaluación es la más correcta para conseguir los anteriores elementos. Dentro de qué elementos enseñar habrá que valorar si se realiza una ampliación vertical aumentando cuantitativamente los contenidos o bien habrá una profundización en los contenidos que se ofrecen al resto del grupo relacionándolos con otras áreas.

Para saber cómo enseñar al alumno con superdotación habrá que conocer qué intervención educativa es mejor en cada caso. De esta forma se podrá enseñar a “aprender a aprender” en lugar de enseñar directamente más contenidos avanzados. Al mismo tiempo, habrá que ampliar la capacidad de experimentación, resolución creativa de problemas y el dominio de forma personal de todas las áreas (especialmente las que estén cercanas a sus motivaciones personales).

El uso de programas individualizados de proyectos y contratos de aprendizaje o de tutoría entre iguales funcionan muy bien dentro de las opciones de enseñanza a tener en cuenta para estos alumnos. De igual forma, estos aprenderán a saber exponer sus trabajos mediante medios más creativos  como entrevistas, grabaciones, representaciones, uso de las nuevas tecnologías,…


Gráfico 4. Opciones de enseñanza para alumnos con altas capacidades

En conclusión, podemos indicar que el tener alumnos con altas capacidades en el aula es una oportunidad única para motivar al resto de los alumnos de la clase mediante actividades de enriquecimiento cognitivo presentando un modelo de competencia curricular que sirva para estimular a todo el alumnado.

[1] Se utilizará el masculino para hablar de los dos géneros para evitar redundancias y gestionar espacio.

Referencia bibliográfica

  • Sánchez Aneas, A. (2013). Altas capacidades intelectuales: Sobredotación y talentos. Madrid: Alcalá grupo editorial.
  • VVAA (2012). Altas capacidades intelectuales. Madrid: Horsori.

José Antonio Carmona Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.