Educación en competencias, habilidades y valores a través de juegos y videojuegos. Un torneo para el desarrollo

      Comentarios desactivados en Educación en competencias, habilidades y valores a través de juegos y videojuegos. Un torneo para el desarrollo
FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

Hace mucho tiempo reinaba en cierta parte de la India un rey llamado Sheram. En una batalla perdió a su hijo, y eso le dejó profundamente consternado. Nada de lo que le ofrecían sus súbditos lograba alegrarle.

Un buen día un tal Sissa se presentó en su corte y le presentó un juego que, aseguró, conseguiría divertirle y alegrarle de nuevo: el ajedrez. Después de explicarle las reglas y entregarle un tablero con sus piezas el rey comenzó a jugar y se sintió maravillado: jugó y jugó y su pena desapareció en gran parte. Sissa lo había conseguido. Sheram, agradecido por tan preciado regalo, le dijo a Sissa que como recompensa pidiera lo que deseara.

Sissa pidió que le entregaran un grano de trigo por la primera casilla del tablero del ajedrez, dos por la segunda casilla, cuatro por la siguiente y así sucesivamente hasta completar el tablero del juego.

El rey quedó sorprendido con tan modesta petición y le dijo a Sissa que al día siguiente una vez hecho el cálculo le entregarían la recompensa pedida.

Por la mañana el matemático mayor del reino informó al rey que la cantidad total solicitada por Sissa ascendía a tal cifra que sería imposible contentar al inventor del juego ni con todas las cosechas del reino o incluso del mundo por entonces conocido.

¿Cómo se llega a este resultado?

La solución de “fuerza bruta” consiste en duplicar manualmente cada potencia de dos e ir acumulando la sumatoria correspondiente a esa serie geométrica.

donde T64 corresponde al número total de granos.

Para hacernos una idea de la cantidad de trigo de la que estamos hablando podemos estimar que en un kilo de trigo hay aproximadamente 25.000 granos de trigo (el peso de 1.000 granos de trigo se puede considerar de unos 40 gramos), por lo tanto y tomando como referencia la producción mundial de 2013-2014 se tardarían en la actualidad;

Es decir, serían necesarias las cosechas mundiales de algo más de un milenio, es decir ¡¡más de mil años!! para sumar esa cantidad de trigo.

Finalmente Sissa renunció a su recompensa para no contrariar al rey y se sintió pagado con la felicidad del monarca y con volver a su vivienda con la cabeza sobre los hombros.

Muchos años después este popular juego tiene millones de aficionados en todo el mundo, celebra torneos y competiciones a todos los niveles, se cuenta como asignatura de secundaria en muchos países y existen numerosos programas y aplicaciones para jugar online por PC o Smartphone.

Figura 1. Ajedrez multidimensional

Veamos los valores y competencias que el ajedrez ayuda a desarrollar y adquirir:

  • Responsabilidad: Es la capacidad de sentirse obligado a dar una respuesta sin presión externa. Aplicable a la hora de traer material, entregar trabajos, presentar proyectos en tiempo, etc.
  • Sinceridad: Expresarse con sencillez y veracidad. Por lo tanto este valor estaría exento de: fingimiento, hipocresía y simulación. La práctica continuada del ajedrez contribuye a fomentar la sinceridad en el ámbito general de la escuela por las siguientes razones:
    • Ayuda a establecer relaciones interpersonales con el equipo o incluso con el contrincante, comentando la partida al acabar ésta. Importante a la hora de formar equipo, de gestionar personas, de prevenir acoso escolar, etc.
    • Contribuye a vivir en un mundo más justo, ayudando a resolver las situaciones más problemáticas. Otra vez interviene en la capacidad de la persona a la hora de enfrentar problemas con sus iguales, gestionar situaciones controvertidas con profesores o jefatura, etc.

  • Autoestima: Es la percepción personal que tiene un individuo sobre sus propios méritos y actitudes. Dicho de otra forma, es el concepto que tenemos de nuestra valía personal y de nuestra capacidad. Será vital en la formación y educación de nuestr@s pupil@s.

  • Creatividad: Es la aptitud para crear o inventar. Se da en personas que son originales en sus ideas, son imaginativas y curiosas, tienen capacidad de concentración e iniciativa. Para fomentar la creatividad, estimularemos la imaginación, la fantasía, la curiosidad para que el niño/a llegue por sí mismo a las diversas alternativas para llegar a la jugada correcta.

Figura 2. Valores

En cuanto a las competencias que se pueden adquirir o mejorar gracias a la práctica del ajedrez destacamos:

Competencia matemática: El análisis, la comparación, la adaptación de estrategias, la valoración son parte del juego, y también, son fundamentos básicos del razonamiento eficaz que luego utilizarán en otras áreas del saber.

  • Competencia formación en valores: Como el esfuerzo, el propio juego lleva implícita el esfuerzo mental para buscar nuevas combinaciones, nuevos caminos. Respeto al contrario, no menospreciar nunca al rival, las partidas se ganan o se pierden en el tablero. Cortesía, cada partida empieza y termina con un saludo. La autosuperación, intentar mejorar siempre en la próxima partida. Solidaridad, los alumnos más preparados ayudan a los menos preparados. Orden mental de razonamiento y orden externo, colocación de piezas y recogida. Honradez, el ajedrez posee unas reglas muy estrictas, no hay margen a la interpretación ni a la trampa. El ajedrez es muy asequible, se juega en todo el mundo y posee un idioma propio que es universal.
  • Competencia pensamiento crítico: Después de cada partida los jugadores analizan juntos las jugadas, comentan porque ha tomado una decisión y no otra. Es importante aprender de los errores y compartir conocimientos, la rivalidad queda siempre en el tablero.
  • Competencia espacial y temporal: Existe un control continuo de las piezas propias y las del contrario, de las posibilidades de movimiento. Cada partida tiene un tiempo y hay que ser consciente de su paso ya que quedarse sin tiempo supone perder la partida.

Figura 3. Competencias

Ya en el entorno de los videojuegos vamos a ejemplificar el artículo con el mundialmente conocido “Clash Royale” en su versión para Smartphone y Tablet PC.

Clash Royale es un videojuego gratuito, con compras integradas de 2016. El juego combina elementos de los juegos de cartas coleccionables, defender a la torre y estrategia de acción en tiempo real. Aúna asimismo la capacidad de concentración, memoria, cálculo matemático y probabilístico y estrategia.

Veamos los valores y habilidades que este popular juego puede ayudarnos a desarrollar:

Figura 4. Carga Clash Royale

Sociabilidad; Uniéndonos a grupos de amigos llamados clanes en esta versión nos vemos llamados a compartir cartas, donarlas e intercambiarlas de forma que podamos ir aumentando nuestro poder virtual, esto nos llevará a fomentar nuestras habilidades sociales tan necesarias en los ámbitos educativos y laborales.

Afán de superación; la idiosincrasia del juego es tal que se nos valora en tondo momento nuestro rendimiento y bajamos o subimos de nivel acorde a él. La ambición por superar distintas etapas o bien permanecer en nuestro ranking actual nos va a tener alerta todo el tiempo y nos elevará la autoestima y la autosuperación.

figura 5. Mazo bélico

Capacidad organizativa; como quiera que las cartas se combinan en grupos de 8 y tenemos hasta 91 posibilidades según vamos subiendo de nivel, las posibles combinaciones aumentan día a día. Será vital tener varios “mazos” distintos además para ir saltando de uno en otro en función del rival a batir. En este sentido la organización será vital, la clasificación de las cartas atendiendo a su nivel combativo, el requerimiento de “elixir” necesario para obtenerlas o por el entorno en el que se pueden conseguir puede ayudarnos en dicha planificación y mejorar nuestra agilidad online.

Visión espacial y temporal; En el tablero de juego debemos atender a dos flancos y una torre de Rey en el centro tanto en ataque como en defensa por lo que será crucial para el desarrollo de la partida nuestra capacidad de comprender todo el espacio así como tener en consideración constante el tiempo, tanto el que queda para la posible finalización de la partida como las eventuales ampliaciones del mismo o el tiempo extra para la muerte súbita.

Figura 6. Entorno virtual de juego

Autocontrol; Clash Royale tiene aspectos negativos (como cualquier juego) que debemos valorar.

  1. Crea adicción puesto que como cualquier videojuego el lado oscuro de la superación propia es el tiempo que dedicamos a dicha lucha por el ascenso a las capas superiores. La forma de superar dicha afición excesiva es el control por tiempo o por número de partidas.
  2. Puede requerir gasto económico; puesto que podemos acceder a recursos extra en el juego con las compras online o adquiriendo tarjetas especiales a tal efecto. Otra vez el autocontrol consistirá en jugar solo en la versión gratuita de forma que nuestra superación sea por méritos propios.
  3. Ansiedad. El juego nos avisa todo el tiempo cuando somos premiados con nuevas cartas o dinero virtual lo que, al igual que WhatsApp puede generar necesidad de consulta permanente del móvil o la Tablet pc. Una vez más nuestro autocontrol puede determinar horarios de chequeo 2 veces al día lo que convertirá este problema en una ayuda en nuestra capacidad organizativa.

Torneos IESPORTS

Desde el año pasado se vienen organizando torneos entre Institutos de Enseñanza Secundaria con el nombre de IESPORTS. También existe la versión para universidades de los mismos coordinadores.

Varios equipos de nuestro instituto han participado en la convocatoria del presente curso escolar tanto en la modalidad Clash Royale como en League of Legends.

Dos de nuestros equipos se clasificaron para la final de Madrid celebrada en el centro comercial de la vaguada para Clash Royale donde obtuvieron el pase para la final a nivel nacional que se disputó a fines de marzo en Alicante.

Una vez allí compitieron con varios equipos de toda nuestra geografía impulsando los valores de compañerismo, juego limpio, respeto e integración entre otros. Si bien el nivel desarrollado por nuestros alumnos no era el necesario para llegar a la final, la experiencia fue altamente positiva por todo lo referido en este artículo y en cuanto a los intercambios interpersonales con estudiantes de varias comunidades autónomas diferentes.

Bibliografía y referencias.

Figuras

Álvaro Cabrero Villajos