Aprendiendo sonidos amigables (continuación)

      Comentarios desactivados en Aprendiendo sonidos amigables (continuación)
FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

Las palabras difíciles

Las palabras irregulares son conocidas por los niños como “palabras difíciles”, ya que son propensas a engañarnos debido a sus irregularidades. Los niños son más capaces de leer y escribir palabras irregulares cuando tienen conocimiento de los sonidos de las letras y se pueden relacionar los sonidos a los símbolos. Estos miran cuidadosamente las palabras. Ellos encuentran divertido buscar la parte irregular de las palabras. Este es el comienzo para analizar palabras.

Para aprender estas palabras difíciles se facilitará a los niños una lista de sesenta palabras irregulares, o simplemente difíciles de deletrear. Lo mejor es aprender estas "palabras clave irregulares" porque son de uso muy frecuente.

Las palabras clave irregulares comienzan a ser introducidas después del cuarto grupo de letras que se les ha enseñado. Así, veré solo un grupo reducido de palabras irregulares, ya que está pensado para el primer curso de primaria y en este solo veremos los tres primeros grupos. Para leer a un buen ritmo, deberemos de aprender tres nuevas palabras irregulares a la semana una vez adquiridos los tres primeros grupos, pero yo en primero iré introduciendo una palabra a la semana. Los niños buscan cuidadosamente identificar la parte irregular. Por ejemplo, con la palabra 'of', la 'o' es regular, pero la 'f' suena como una 'v'.

Una vez que las palabras irregulares en el esquema de lectura han sido identificadas, el orden de introducción de palabras difíciles puede ir cambiado.

El siguiente paso sería deletrear las palabras difíciles. Los niños comienzan a aprender a deletrear palabras irregulares o difíciles cuando pueden leerlas fácilmente.

Algunos niños tienen una buena memoria visual al dominar la ortografía de las palabras irregular con sólo leerlos. Pero la mayoría de los niños tienen que estar aprendiéndolas específicamente. Las siguientes técnicas, para la enseñanza de la ortografía, son bastante útiles:

1. Mirar, copiar, cubrir, escribir y comprobar.

Este es el principal método de enseñanza de la ortografía de las palabras difíciles. Los niños primero miran la palabra e identifican la parte más complicada. Por ejemplo, la palabra 'said' (el pasado del verbo saber) tiene un sonido 'e', aunque se escribe con un 'ai'. Sin embargo, la 's' y la 'd' son regulares.

Luego se copian las palabras diciendo los nombres de las letras. Más tarde, la palabra se cubre, y se escribe la palabra de nuevo desde la memoria del niño, diciendo los nombres de las letras. Entonces paso seguido es comprobar para ver si lo hemos escrito de forma correcta. Esto se repite con todas las palabras irregulares. También es muy positiva la comprobación periódica mantienen al niño en contacto con la ortografía.

2. Decirlo como suena

Este método de ortografía por lo general lo comenzamos alrededor de un año después de que los niños comiencen a leer. El profesor dice en voz alta una palabra y los niños tratan de responder de una manera 'divertida'. Por ejemplo “mother” rima con “brother”, “lamb” rima con “lamp”. Muchos adultos usan esta técnica, y es de gran utilidad para transmitir estas palabras a los niños.

3. Nemotécnica

Algunas palabras son escandalosamente irregulares o muy difíciles para que los niños las deletreen. Las técnicas nemotécnicas pueden ser útiles aquí. Estas técnicas ayudan a memorizar mejor, con mayor rapidez y con mayor eficiencia. Se registra mejor la información lo que permite posteriormente recordarla con mayor exactitud. Algunos de los métodos utilizados para este tipo de técnicas son:

  • Método de la palabra-pinza: Se cogen los números del 1 al 10 y cada uno de ellos se asocia con una palabra con la que rime. Cada estudiante puede hacer su propia asociación. Por ejemplo: One (uno) rimaría con won (el pasado del verbo ganar).
  • Método de la cadena: Consiste en enlazar los diferentes elementos que se van a memorizar como si formaran una cadena.
  • Técnica de la Historieta: Consiste en construir una historia con los elementos que han de memorizarse.
  • Método de las iniciales: Es un método útil para recordar listas cortas. Se trata de formar una palabra inventada utilizando las primeras silabas de los elementos de la lista.

4. Palabras familiares

Cuando se enseña una palabra nueva a un niño, una técnica muy útil es asociar esa palabra a otras palabras que suenen de forma similar. Por ejemplo, la palabra "like" podría estar vinculado a bike, trike, Mike or hike.

Estas también se pueden vincular a un grupo más amplio, por ejemplo, palabras que contengan la 'i-e ", como pine, shine, time or rice.

Tenemos que tener cuidado ya que estas palabras tienen un sonido muy similar, pero que no se escriben igual, ni significan lo mismo.

5. ¿Está bien escrito?

Cuando los niños no están seguros de cómo se escribe una palabra, lo que deben hacer es anotarlo en un trocito de papel, e ir comprobando diferentes formas de escribirlo.

Esto es particularmente útil para los sonidos vocales que tienen más de una manera de ser por escrito, por ejemplo. 'Brown / broun / brawn'. Luego ellos podrán elegir el que crean que está bien escrito.

Ahora vamos a ver algunos consejos útiles para la ortografía en las vocales. Las vocales en inglés tienen más de una forma de ser escritas, además de que muchas veces suelen ser irregulares. Cuando los niños han aprendido a escuchar la vocal corta y la pueden identificar fácilmente en las palabras, llegan a entender estas reglas:

  1. Una palabra corta con una vocal corta, que
    termina con un sonido 'c', se escribe con «ck», por ejemplo, 'Black, neck,
    duck', etc. Si no tienen una vocal corta, sólo hay que poner una 'k', por
    ejemplo, 'dark'. Por esto, los niños necesitan saber cuáles son las vocales
    cortas.
  2. Una
    palabra corta con una vocal corta, que termine en 'f, l, s o z' llevan su
    consonante final duplicada, como por ejemplo, 'cliff, buzz or miss", etc.
    (excepto en las palabras cortas "if, is y of").
  3. Si
    los sufijos 'ing, ed, er o y' se añaden a una palabra con un vocal corta, tiene
    que haber por lo menos dos consonantes antes de que se añada el sufijo. Cuando
    sólo hay una, la consonante final debe ser duplicada. Si ya hay dos consonantes
    al final de la palabra no es necesaria tal duplicación.

Cuando la consonante final se duplica:

  • running
  • chopped
  • thinner
  • funny

Cuando dos consonantes finales no se duplican:

  • bending
  • landed
  • blonder
  • handy

Si la palabra no tiene una vocal corta, no es necesario que se duplique la consonante.

En conclusión, las palabras irregulares en inglés siempre causan problemas. Aprender a leer es más fácil que aprender a deletrearlas. Por lo que enseñar a los niños a observar las irregularidades, dándoles técnicas y reglas simples, es el mejor camino para ser más precisos en su ortografía.

Valoración del aprendizaje

Finalmente, el docente ha de valorar si este es un buen método de enseñanza para enseñar a leer. Para ello, deberá emitirse un juicio en torno a un conjunto de información y debe tomarse una decisión, de acuerdo a los resultados que presente un alumno.

En el campo de la educación, dentro del proceso de enseñanza-aprendizaje, la evaluación permite descubrir si los objetivos planteados se han cumplido o no. Esto servirá al maestro para retomar aquellos contenidos que no son asimilados por los alumnos, reforzarlos y no incurrir en los mismos errores en el futuro, para lo cual será conveniente introducir un cambio de estrategias pedagógicas. Así, podemos entender esta, como un elemento esencial en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

La evaluación de las actividades se hará a través de la observación, in situ, en el aula durante la realización de cada uno de los ejercicios como cantar las canciones, imitar los gestos de las letras, reproducir la forma de las letras, etc.

De esta manera este proceso de valoración de lo aprendido ofrecerá distinta información sobre cómo está evolucionando el niño a lo largo de las semanas y si el niño va adquiriendo correctamente los objetivos que se marcaron al comienzo del trabajo. Esto es, que el niño sea capaz de reconocer varios fonemas de forma oral y escrita, lo que ayudará posteriormente a desarrollar una base bastante generosa en lectoescritura. Además, es capaz de pronunciar los fonemas en una palabra, reconoce esos sonidos dentro de la palabra, identifica distintos patrones de palabras en las que se encuentra dicho sonido, es capaz de escribir la grafía del mismo y posteriormente adquiere una gran fluidez en la lectura.

Esta reflexión, además, ha de estar contextualizada, lo que significa que tiene en cuenta el contexto de la escuela, así como cada singularidad de cada alumno, puesto que se considera que todos somos diferentes y diversos, y mostramos diferentes y diversas formas de aprendizaje.

Conclusión

En este apartado analizaremos la evolución de los niños tras la puesta en práctica, durante el primer curso de la educación primaria, de las diferentes actividades enfocadas hacia un conocimiento fonológico y posterior mejora en la lectoescritura en el área de la lengua extranjera, inglés.

La introducción de la fonética en el área de lengua extranjera ha sido un gran éxito ya que los alumnos han visto incrementada su motivación por esta asignatura, a la vez que se han afianzado correctamente la relación existente entre sonido y letra, ya que esto les ha ayudado en la adquisición de una gran fluidez y correcta reproducción de la lectura en inglés.

Esta consecución no es palpable únicamente en la lectura, sino que se ve reflejada claramente en la escritura, ya que estos son capaces de escuchar perfectamente cada sonido de la letra y reproducirlo sin problema cuando lo escriben, en una palabra.

El único problema que he encontrado ha sido que los niños no podían llegar a entender que en inglés hubiera 42 sonidos fonéticos, de los cuales 20 de estos sonidos están asociados con las vocales. Esto les cuesta ya que los niños en primero ya vienen con una pequeña base de infantil tanto en lectura, como en escritura y algunas pinceladas de la lengua extranjera.

Por eso mi propuesta sería empezar con este método lo más pronto posible, en infantil, para que cuando lleguen a primero tengan una gran base sobre la que trabajar y reforzar este proceso en el primer año de educación primaria.

Quitando este “pero”, para la clase, tanto para los niños como para mí, ha sido una gran experiencia porque se ha podido apreciar claramente como los niños aprendían a escribir cuando estos identificaban su sonido y estos los relacionaban con su letra.

Además, he podido verificar que los niños que presentaban un déficit en su aprendizaje debido a su inmadurez han salido adelante gracias a la metodología llevada, ya que todo era muy mecánico a través de juegos y canciones, y cuando se tenía que trabajar ya estaba todo muy remachado.

Precisamente desde mi experiencia podría afirmar que el aprendizaje del inglés a través del reconocimiento de fonemas no solo favorece a los aspectos relacionados con la fonética, sino que también beneficia a la motivación del alumno para desarrollar una rutina hacia la lectura y practicar la pronunciación de los sonidos aprendidos a través de canciones y cuentos que ayudan a memorizar y afianzar los sonidos y el proceso de lectoescritura.

Y es en este punto, donde hoy en día desde educación se está haciendo mucho hincapié. Hay muchas metodologías para llevar a cabo este proceso, pero ninguna creo que llegue a motivar tanto a los alumnos. Y aquí radica el problema porque los maestros de inglés, en la mayoría de los casos, no tienen la habilidad de enseñar correctamente técnicas didácticas para la adquisición de la fonética y los niños llegan a un nivel sin tener adquiridos los contenidos. Si a esto le sumamos la escasez de material, debido a que no se cuenta con el suficiente material didáctico y sobre todo libros de texto que, para el desarrollo de las habilidades de lectoescritura a través de los fonemas en inglés, el problema se agrava. De ahí mi inquietud por fabricarme mis propios materiales.

A pesar de todos los contras que puede parecer que tenga, recomendaría encarecidamente a todos los maestros de inglés que comiencen a incorporar este método ya que soy consciente de la efectividad, viabilidad y de los beneficios que aporta el método a los alumnos.

Bibliografía

  • -Ley Orgánica 8/2013, para la mejora de la calidad educativa, de 9 de diciembre, publicado en «BOE» núm. 295, de 10 de diciembre de 2013.
  • Brown, H. D. (1994). Teaching by Principles: An Interactive Approach to Language Pedagogy. Prentice Hall.
  • Asher, J. & Garcia, R. (1969). The optimal age to learn a foreign language. Mod. Lang. J. 53:334-41,. [San Jose State College, and Prospect High School, Saratoga, CA]
  • Asher, J. (1969). The Total Physical Response Approach to Second Language Learning". The Modern Language Journal, Vol. 53, No. 1
  • Richards, Jack C., Rodgers and Theodore S. (2001). Approaches and Methods in Language Teaching. Cambridge University Press; 2 edition.
  • Lloyd, S. (1992). The Phonics Handbook. A handbook for teaching Reading, Writing and Spelling. Jolly Phonics. 3 edition.
  • Lloyd, S (2003). Phonics for Teachers: Self-Instruction, Methods, and Activities. Paperback. 2 Edition.
  • Julia Gillard, Deputy PM & Education Minister. (2009). Teaching kids to read. Basic skills for Australian & NZ parents & teachers. Fay Tran.
  • Robert, B. and Coote,r Jr. (2012). The Essentials of Teaching Children to Read: The Teacher Makes the Difference. 3 edition.

Referencias páginas web

Figuras

Videos

Genimar Aranguren (7 septiembre de 2015). Jolly phonics phase 1 [Video] Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=KCMvsQho4ZE

Anexos

Patricia Oliver Doña