Análisis del trabajo en Educación Física durante el periodo de confinamiento del COVID-19

FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

Introducción

No hay que hacer demasiados comentarios sobre el COVID-19 que ya no hayan hecho ya desde el gobierno, las noticias, etc. Desde el pasado 13 de marzo, en España, nos encontramos en Estado de Alarma, Excepción y Sitio, tal y como viene recogido en el artículo 116 de la Constitución Española y desarrollada en la Ley Orgánica 4/1981. Como consecuencia, entre otras muchas situaciones, los centros educativos de todos los niveles han permanecido cerrados.

Figura 1. COVID-19

Desde entonces, las autoridades educativas de cada comunidad han descrito a los docentes unas bases generales de actuación para llevar a cabo clases de manera online o telemática.

En el caso de material troncales como son las Matemáticas, Lengua Castellana, Inglés, Ciencias, etc.  En el que el temario o contenido es eminentemente teórico la transición hacia una enseñanza online ha sido relativamente sencilla en cuanto a la forma. Por supuesto, ha habido problemas e inconvenientes propios del uso de las nuevas tecnologías, como problemas de conexión, falta de recursos tecnológicos…

Sin embargo, para asignaturas eminentemente prácticas como es el caso del área de Educación Física ha supuesto un verdadero reto el hecho de continuar con las programaciones propuestas y con el contenido del currículo de forma telemática. Además, con el agravante que, durante las primeras semanas del confinamiento, los menores no podían salir de sus hogares,

Por ello, considero de interés conocer cómo han trabajado docentes de Educación Física de diferentes etapas educativas, como son Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Secundaria y Bachillerato. Por ello, los objetivos del presente artículo han sido los siguientes:

  • Conocer el trabajo de los docentes de Educación física durante el periodo de cuarentena.
  • Ahondar en las dificultades relativas a la realización de las clases online.

Método y procedimiento

Participantes

La investigación se ha desarrollado con un muestreo no probabilístico accidental (Cardona, 2002) formado por profesores de Educación Física de distintas etapas educativas tal y como se muestra en la Tabla 1. Se optado por este tipo de muestreo por la facilidad en su ejecución y por la rapidez a la hora de recuperar resultados. La muestra quedó compuesta por 69 maestros y profesores especialistas de Educación Física. Entre los participantes, había docentes tanto de la enseñanza pública (84 %), como de la concertada (11,6 %) y de la privada (4,4%).

EtapaParticipantesPorcentaje
Primaria4666,6%
Secundaria811,6%
Infantil y Primaria811,6%
Primaria y Secundaria45,8%
Secundaria y Bachillerato34,4%
Tabla 1. Etapas docentes de los participantes

A todos los participantes se les pidió su consentimiento e se les informó sobre cuáles era los objetivos de la investigación. Los únicos motivos de inclusión de los participantes en la presente investigación fueron evidentemente, no estar en activo actualmente, no ser especialista o dar clase en otras etapas como la universitaria. Esta etapa ha sido descartada puesto que el componente eminentemente práctico no suele ser tan elevado como en las etapas anteriores.

Instrumento y procedimiento

Para conocer cómo han trabajado los docentes de Educación Física se ha elaborado un cuestionario estructurado utilizando la herramienta de “Formulario de Google” (Google Forms). El cuestionario cuenta con un total de 16 ítems entre los que se incluyen preguntas de diferentes opciones, de escala o marcar una casilla.

Dicho cuestionario se ha entregado por correo electrónico a todos los participantes. Los resultados se reciben a través del propio mecanismo de respuestas de formularios de Google siendo una forma rápida de obtener la opinión de varios compañeros.

La recogida de los datos se produjo durante los días 3, 4 y 5 de mayo de 2020 dentro del periodo de cuarentena mediante el envío de correos electrónicos. Los cuestionarios se llevaron a cabo por parte del principal investigador que, en todo momento explicaba a los participantes los objetivos de la investigación. Todos los sujetos encuestados accedieron a participar en la investigación una vez escucharon las instrucciones del investigador.

Resultados

Una vez aplicado el cuestionario a toda la muestra, los datos obtenidos fueron tratados estadísticamente, tras lo cual, se obtuvieron los siguientes datos:

En primer lugar, y tal he como se esperaba, tras la pregunta de «¿Has mandado tareas tareas o actividades a tus alumnos durante la cuarentena provocada por el COVID-19?” Se ha obtenido que el 100% de los participantes han propuesto diferentes actividades, tareas o ejercicios a sus alumnos de forma online.

La segunda pregunta, “Las tareas mandadas tenían un carácter de obligatorias, voluntarias o recomendaciones” se han obtenido los siguientes resultados.

Tabla 2. Carácter de las tareas

En la Tabla 2, se muestran como un total de 40 docentes (58 % de los participantes) solo han mandado un tipo de tarea, ya sea únicamente obligatorias, recomendaciones o voluntarias; siendo las de carácter obligatorio las más comunes (realizadas por 15 docentes). El resto de los participantes, el 42 % han optado por la realización de tareas de diversa índole siendo las voluntarias y recomendaciones las más frecuentes (11 participantes), seguido de las obligatorias, voluntarias y recomendaciones (8 participantes) y finalmente las menos frecuentes durante el periodo de cuarentena han sido la mezcla de tareas obligatorias y recomendaciones, así como las obligatorias y voluntarias, con 5 docentes cada opción.

La siguiente pregunta es: “¿Has modificado tu programación adaptándola a este periodo?”

Gráfico 1. ¿Has modificado tu programación?

En el Gráfico 1 se aprecia como la gran mayoría de los docentes participantes en esta encuesta han debido modificar los contenidos y diferentes elementos de tu programación docente para poder realizar con eficacia su trabajo durante la cuarentena, con un total de 63 participantes lo que corresponde al 91,3 % de la muestra mientras que solamente 6 participantes (8,7 %) no han realizado modificaciones.

De forma paralela a la pregunta anterior, también se preguntaba a los docentes lo siguiente: “¿Has modificado los criterios de evaluación de tu asignatura?”

Gráfico 2. ¿Has modificado los criterios de evaluación?

Aquí se observa que, de nuevo, la gran mayoría de los docentes han tenido que modificar los criterios de evaluación para poder llevar a cabo una evaluación justo con sus alumnos durante este periodo. Un total de 60 docentes sí han modificado los criterios mientras que solamente 9 docentes han creído conveniente que no hacía falta.

A continuación, se muestra la siguiente pregunta: “¿En qué tipo de contenidos has hecho especial hincapié durante el confinamiento?”

Gráfico 3. Contenidos de las tareas

Entre los diferentes contenidos propuestos, se observa como los referidos a los juegos (72,5 % de los participantes) y a la salud (66,7 %) son los más desarrollados. Otros contenidos como la expresión corporal, la condición física y el trabajo de coordinación han sido utilizados por más del 50% de la muestra. Sin embargo, los contenidos referidos a los deportes han sido los que menos porcentaje de docentes han mandado en las tareas para casa a sus alumnos durante la cuarentena, con únicamente un 19,4 % del total, lo que suponen 13 participantes.

 En lo referente a “¿Con qué frecuencia has mandado las tareas/actividades?” se obtienen los siguientes resultados.

Gráfico 4. Frecuencia de las tareas

En ello se observa que el porcentaje de docentes que manda tareas con una frecuencia semanal es de lejos, el mayor porcentaje, con un 71,6 % del total de participantes, lo que suponen 48 docentes. Asimismo, las docentes que han optado por tareas con frecuencia quincenal han sido un total de 17, lo que representa el 25,4 %. Asimismo, solo ha habido dos participantes que han realizado tareas diarias (1) o de frecuencia trimestral (1).  Por último, hay que indicar que ningún docente ha optado por tareas con carácter mensual.

La siguiente pregunta es: “¿Qué porcentaje de alumnos han hecho las tareas mandadas en EF?”

Gráfico 5. Participación del alumnado

Tal y como refleja el Gráfico 5, la participación en general de los alumnos no ha sido tan elevada, lógicamente, como si las clases hubieran sido de forma presencial. El gráfico reflejo como los docentes que mencionan que sus tareas han sido realizadas por el 75 % de los alumnos supone el 47,8 % del total. El siguiente porcentaje sería el del 50 % de los estudiantes, es decir, aproximadamente la mitad de la clase. Esta opción ha sido seleccionada por el 32,8 % de la muestra (23 docentes). El siguiente dato sería el de la participación más baja de alumnado, con un 10 % o menos, seleccionado por 7 docentes. Por otro lado, 4 docentes mencionan que el 25 % de sus alumnos han participado mientras que, únicamente 2 docentes (un 3 % del total) reportan que han participado todos sus alumnos en las tareas.

En lo referente a las preguntas relacionados con las herramientas utilizadas y los problemas detectados tenemos las siguientes. En primer lugar “¿Qué herramientas has utilizado para complementar tus clases o mandar tareas a los alumnos?”

Gráfico 6. Origen de las herramientas utilizadas

Aquí observamos como lo más habitual ha sido utilizar una mezcla de las herramientas aportadas por la administración, así como otras herramientas privadas localizadas por el propio docente, seleccionadas por un 54,4 % de los participantes, lo que supone un total de 38 docentes. La opción menos frecuente ha sido la de utilizar únicamente las herramientas pública creadas por la comunidad autónoma, con un 17,6 % de los votos, un total de 12 participantes.

Dentro de las herramientas disponibles para el profesorado, las más utilizadas han sido (Tabla 3):

Tabla 3. Herramientas utilizadas

Tanto el correo electrónico (67,6 %) como los videos (72,1 %) han sido las herramientas más utilizadas por los docentes de Educación Física durante la cuarentena. Les sigue otras herramientas como las presentaciones interactivas, con un 47,1 % del total.  Sin embargo, herramientas como la clase virtual no han sido muy utilizadas por los especialistas de Educación Física, únicamente una cuarta parte de los encuestados (25 %).

Entre los principales problemas que han encontrado los docentes, tenemos los siguientes reflejados a través de la siguiente tabla (Tabla 4):

En primer lugar, hay que mencionar que el 95,6 % de los docentes han reconocido un problema o más en el transcurso de la cuarentena y que solamente un 4,4 %, lo que significa solamente 3 encuestados responden que no hay tenido ningún problema.

Queda evidencia que los problemas más frecuentes y por este orden han sido:

Poco contacto con las familias ha sido un problema muy frecuente en la encuesta, con un 58,8 % de los participantes, un total de 41 profesores.

Problemas de conexión y desconocimiento en la manera de proceder a nivel administrativo han sido igualmente seleccionadas por los docentes, con un 38,2 % de los participantes (26 docentes).

El 35, 3 % de los docentes han tenido problemas al no tener conocimientos sobre las herramientas tecnológicas, lo que suponen 24 participantes.

El 29,4 % ha reconocido que ha sido un problema el hecho de no tener contacto con las familias y un 17,6 % con los compañeros.

Por último, se ha preguntado a los docentes sobre su grado de formación para la formación online. A dicho pregunta se han obtenido los siguientes resultados en una escala de 1 (nada formados) al 5 (perfectamente formados).

Gráfico 8. Grado de formación

En el Gráfico 8, se refleja que un elevado porcentaje de docentes (79,7 %) se ven como bien o muy bien formados en el desarrollo de la formación online y solamente un (11,6 %) se consideran poco o nada formadas.

Conclusiones

Tal y como se ha observado en los resultados, los docentes de Educación Física han seguido trabajando pese a las limitaciones lógicas de una formación a distancia cuando el contenido es eminentemente práctico y manipulativo.

Casi la totalidad de los docentes han debido modificar su forma de trabajar, tareas online, nuevos contenidos, nuevos criterios de evaluación para hacer frente a la nueva situación excepcional. Sin embargo, la gran mayoría de ellos sienten que están bien preparados para esa formación telemática.

Las tareas que han mandado los docentes han tenido un carácter una frecuencia, en su mayoría, de semanal o quincenalmente. Esto puede explicarse por el carácter voluntario de alguna de ellas o incluso que en algunos centros se ha priorizado con carácter diario las áreas troncales.

Otra de las conclusiones que se pueden observar es el menor seguimiento de las tareas en comparación con el que se hubiera obtenido en clases presenciales. Esto puede deberse a diferentes aspectos como, la preferencia por otras asignaturas por parte de las familias o incluso de los centros, el carácter no obligatorio de las mismas, la poca viabilidad en su realización en casa o simplemente que las actividades no han sido lo suficientemente atractivas, motivadoras… De aquí se podrían sacar futuras investigaciones sobre cómo eran esas tareas y por qué no han funcionado lo bien que los docentes hubieran querido.

También llama la atención el gran número de herramientas que han utilizado los docentes de Educación Física. Si bien es verdad, las más frecuentes han sido el correo electrónico y el vídeo por su facilidad de uso, un porcentaje elevado de docentes se han visto obligados a aprender y utilizar varias herramientas para llevar a cabo sus clases o el seguimiento de las tareas de forma precisa.

Por otro lado, los docentes han seleccionado como mayor problema en las clases online la ausencia del contacto con los alumnos, lo que indica la cercanía de la asignatura con su alumnado y la importancia de realizar el contenido de Educación Física de forma presencial y con la supervisión de un especialista.

Personalmente, considero que, a pesar de que no en todos los centros se ha tratado con la suficiente importancia a la Educación Física, esta ha demostrado ser imprescindible para mantenerse físicamente activo durante el periodo de encierro. Es más, en la Orden SND/380/2020 publicada por el Gobierno en pleno confinamiento destaca lo siguiente para justificar la salida de los ciudadanos a realizar ejercicio al aire libre de forma individual.

“La práctica de actividad física y la reducción del sedentarismo son factores que tienen una influencia positiva en la mejora de la salud de las personas, en la prevención de las enfermedades crónicas y, por tanto, en la calidad y la esperanza de vida de la población. Así, la actividad física practicada con regularidad tiene múltiples beneficios, como, por ejemplo, la mejora del bienestar emocional, de la función inmunitaria, la reducción del riesgo de desarrollar ciertas enfermedades como diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y en general una mejora de la condición física. “

Por lo tanto, desde nuestra posición como parte del sistema educativo y siendo el objetivo fundamental, el desarrollo integral de los alumnos, desde los docentes de Educación Física debemos fomentar siempre, de forma presencial o telemática el ejercicio físico saludable para conseguir tal fin.

Referencias

MIGUEL CAMBRONERO RESTA      

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.