Las competencias clave establecidas por la Comisión Europea, su aplicación en la asignatura de lengua extranjera y su relación con otras materias

FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

De acuerdo con el documento “Competencias clave para el aprendizaje permanente Un Marco de Referencia Europeo”, existen ocho competencias clave en el aprendizaje permanente de nuestro alumnado. Según el Parlamento Europeo y el Consejo, estas competencias clave son “igualmente importantes, ya que cada una de ellas puede contribuir al éxito en la sociedad del conocimiento” (Parlamento Europeo y Consejo, 2006). Además, han de aplicarse a todas las asignaturas, por lo que es un aspecto educativo que nos compete a todos los docentes, independientemente de la especialidad y etapa educativa que impartamos.

De hecho, algunas competencias se solapan: “determinados aspectos esenciales en un ámbito apoyan la competencia en otro” (Parlamento Europeo y Consejo, 2006). Un claro ejemplo es la unificación en nuestro sistema educativo de la competencia en la lengua materna y la competencia en lenguas extranjeras en una competencia llamada “competencia en comunicación lingüística” (INTEF, 2017). Por lo tanto, el sistema educativo español establece siete competencias clave y no ocho.

A continuación explico las siete competencias clave desde la perspectiva de la asignatura de lengua extranjera y su posible colaboración con otras materias para conseguir que los alumnos las desarrollen correctamente:

La competencia en comunicación lingüística es la habilidad para expresar e interpretar conceptos, pensamientos, emociones, hechos y opiniones en formato tanto oral como escrito. También es la habilidad de interactuar lingüísticamente de manera apropiada y creativa en una gran variedad de contextos sociales y culturales: educación, prácticas, trabajo, hogar y tiempo libre. Esta competencia está directamente relacionada con las dimensiones y los objetivos que trabaja la asignatura de lengua extranjera, pues, al ser una asignatura lingüística, ofrece a los estudiantes la oportunidad de expresarse por escrito y oralmente, así como de comprender diferentes tipos de textos escritos y orales. Una posible aplicación pedagógica por parte del departamento de lengua extranjera puede ser la colaboración con los departamentos de lengua castellana, valenciana, catalana, gallega y/o vasca para desarrollar actividades y proyectos que ayuden a los estudiantes a mejorar sus habilidades comunicativas. Esto puede trabajarse tanto a nivel oral como escrito y pueden ofrecerse una gran variedad de situaciones comunicativas para que los estudiantes tengan que adaptar su manera de comunicarse a la situación en concreto.

Figura 2. Comunicación en lengua extranjera.

La competencia matemática y las competencias básicas en ciencia y tecnología implican la habilidad de desarrollar y aplicar el pensamiento matemático para resolver problemas que presentan las situaciones cotidianas. Además, implican el uso del conocimiento para explicar la naturaleza, con el fin de plantear preguntas y extraer conclusiones basadas en pruebas. La asignatura de lengua extranjera ofrece a los estudiantes la oportunidad de reflexionar sobre las estructuras lingüísticas y aplicar el pensamiento lógico, tomar decisiones teniendo en cuenta los argumentos de los demás y respetar datos que sean de fiar. En esta materia podemos desarrollar actividades que hagan reflexionar a los alumnos sobre su actitud respecto a la naturaleza y los animales. Por ejemplo, se pueden organizar debates en lengua extranjera con una preparación previa de los argumentos a debatir.

La competencia digital implica el uso de las tecnologías de la sociedad de la información en el trabajo, tiempo libre y comunicación. Esto implica el uso de los ordenadores para recopilar, evaluar, almacenar, producir, presentar e intercambiar información. Del mismo modo, la competencia digital conlleva el uso de las redes sociales. El desarrollo de esta competencia en la clase de lengua extranjera es algo indispensable, pues nos permite a los profesores proporcionar a los alumnos material real en lengua extranjera. Podemos usar el laboratorio de lenguas o el aula de informática para que los alumnos accedan, seleccionen y transmitan información usando las tecnologías de la información y la comunicación. De este modo se pueden crear contextos comunicativos reales en los que los alumnos tengan que usar la lengua extranjera para comprender y hacerse entender.

La competencia de aprender a aprender es la habilidad de promocionar y persistir en el aprendizaje, para organizar el aprendizaje de uno mismo haciendo un buen uso del tiempo y de la información. Esta competencia hace que los alumnos sean conscientes de su propio proceso de aprendizaje y sus necesidades educativas, y que sean capaces de superar obstáculos para aprender de manera satisfactoria. La asignatura de lengua extranjera ofrece a los estudiantes la oportunidad de dirigir su propio proceso de aprendizaje de la lengua extranjera, ya que fomenta la autonomía y el autoaprendizaje. En concreto, la asignatura establece objetivos a corto medio y largo plazo que los alumnos deben alcanzar. Es así como se promueve una reflexión continua en la manera de aprender particular de cada estudiante.

Figura 3. Socialización.

Las competencias sociales y cívicas hacen referencia a la competencia personal, interpersonal e intercultural. Abarcan todas las formas de comportamiento que permiten a las personas participar de manera efectiva en la vida social y laboral. El aprendizaje de lenguas extranjeras ofrece a los alumnos la oportunidad de adquirir habilidades para comunicarse en diferentes contextos y para ser tolerantes hacia los demás. Es a través del lenguaje como obtenemos una mejor comprensión del mundo. La asignatura de lengua extranjera es tan flexible que nos permite colaborar con el equipo de orientación o con el de historia, por ejemplo, para desarrollar unidades didácticas o actividades concretas que fomenten la empatía en los estudiantes, que les ayuden a aceptar las diferencias entre los seres humanos y a ser tolerantes con otras culturas, condiciones sexuales, etc. De esta manera, y a través del uso de la lengua extranjera, los alumnos aprenden a respetar los valores de otros, sus creencias y su historia.

El sentido de iniciativa y espíritu emprendedor hacen referencia a la habilidad individual para transformar las ideas en actuaciones. Incluyen la creatividad, innovación y tomar riesgos, así como la habilidad de planear y organizar proyectos para alcanzar unos objetivos concretos. Las sesiones de lengua extranjera pueden incluir proyectos y metodologías como el trabajo por tareas para fomentar el manejo de proyectos, la negociación, y la capacidad de trabajar tanto individualmente como en equipo. Estos proyectos se pueden llevar a cabo con profesores de otras materias, de manera que los estudiantes adquieran vocabulario de dichas materias en la lengua extranjera.

La conciencia y expresiones culturales implican apreciar la importancia de la expresión creativa de ideas, experiencias y emociones en diferentes medios. Se desarrolla directamente en la clase de lengua extranjera, pues esta asignatura incluye la apreciación, comprensión y valoración de las expresiones culturales y artísticas de otros países. El departamento de lengua extranjera puede trabajar en colaboración con el departamento de arte, por ejemplo, para conseguir que los estudiantes aprecien las expresiones culturales y artísticas como parte de la herencia cultural de otros pueblos. 

Para concluir, cabe indicar que las competencias clave son una recomendación que insta a los Gobiernos de la Unión Europea a introducirlas en sus estrategias de aprendizaje permanente. Estas competencias “son esenciales para toda persona dentro de la sociedad del conocimiento(EUR-Lex, 2016). Como docentes, debemos formar personas completas que puedan defenderse a todos los niveles en nuestra sociedad. Es por ello que es muy importante conocer estas competencias e intentar introducirlas en nuestra clase cada día.

Referencias bibliográficas

Parlamento Europeo y Consejo. Competencias clave para el aprendizaje permanente – Un Marco de Referencia. Bélgica. (2006/962/CE). Diario Oficial de la Unión Europea, de 30 de diciembre de 2006. Recuperado de: http://infofpe.cea.es/fpe/norm/Rec%2018_2006.pdf

Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (27 de abril de 2017). Consulta europea para la revisión de las Competencias Clave. Recuperado: https://intef.es/Blog/consulta-europea-para-la-revision-de-las-competencias-clave/

EUR-Lex (10 de octubre de 2016). Aprendizaje permanente: competencias clave. Recuperado: https://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=LEGISSUM%3Ac11090

Referencias de figuras

TheAndrasBarta (2015). Figura 1. Europa. [Fotografía] Recuperado de: https://pixabay.com/es/photos/mundo-europa-mapa-conexiones-red-1264062/

Gerd Altmann (2017). Figura 2. Comunicación en lengua extranjera.
[Fotografía] Recuperado de: https://pixabay.com/es/photos/comunicaci%C3%B3n-smartphone-3232227/

Jarmoluk (2017). Figura 3. Socialización. [Fotografía] Recuperado de: https://pixabay.com/es/photos/manos-amistad-amigos-ni%C3%B1os-2847508/ 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.