La dramatización como eje multidisciplinar en la Educación Primaria.

FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

Introducción

El drama ayuda a generar un clima de confianza en el grupo, que hace posible a sus miembros expresarse, comunicarse y manifestarse tal y como son, al tiempo que se sienten aceptados por él. Precisamente esa confianza en uno mismo y en los demás, es la que ayuda a cada uno de sus componentes a superar el miedo al ridículo. El juego dentro de este proceso se convierte en un elemento clave para el logro de este objetivo (Navarro Solano, 2006).

Desde pequeños, los niños y las niñas participan en situaciones que escenifican y recrean personajes y formas de vida habituales. El juego infantil tradicional de jugar a mamás y a papás, a tiendas, a médicos, etc., es un juego simbólico en el que se adoptan formas y pautas de comportamiento diferentes a las propias. La dramatización en la enseñanza tratará de enriquecer los recursos expresivos y representativos que el niño posee: voz, disfraz, gesto dramático, movimiento corporal, procurándose medios para sistematizarlos y usarlos en la adopción de otros papeles, ampliando así el campo de que disponen para comunicar a los demás un mensaje o un efecto determinado (RD 1344/1991).

Según Tejerina (1994), la importancia de la dramatización radica en que agrupa todos los recursos expresivos del ser humano, coordinando los elementos lingüísticos, corporales, plásticos y rítmico-musicales. Además, ofrece un lenguaje globalizador que no encajona artificialmente las manifestaciones expresivas del niño, proporcionándole el mejor cauce a su imaginación y permitiéndole investigar lo que le rodea.

Cabe destacar que la preocupación por la enseñanza de la dramatización fue instaurada por la LOGSE en 1991. Ya con la Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo, de Educación (LOE) y con las leyes posteriores, la dramatización desaparece como ámbito explícito de la Educación Artística, que ahora se compone únicamente de plástica y música. Esto no supone que la dramatización se deje de tratar. Por el contrario, se sigue desarrollando, no solo desde el área de Lengua castellana y literatura, sino también desde la Educación Artística, en la que se trabajan también contenidos relacionado con la dramatización.

Desde este artículo veremos que, aparte de estas dos áreas, la dramatización puede ayudar a desarrollar contenidos y conseguir estándares de aprendizaje desde las diferentes áreas del currículo.

Concepto

El concepto de drama viene de una palabra griega que significa “hacer” y, por esa razón se asocia normalmente a la idea de acción. En términos generales se entiende por drama una historia que narra los acontecimientos vitales de una serie de personajes.

Más técnicamente, se puede definir como “una forma de representación que utiliza el cuerpo, la voz y el tiempo escénico para expresar y comunicar ideas, sentimientos y vivencias” (RD 1344/1991).

La diferencia entre la dramatización y el teatro es muy sencilla. La dramatización solamente busca imprimir de carácter dramático a algo que no lo tiene. No pretende realizar un espectáculo perfecto y con una puesta en escena espectacular (eso lo busca el teatro). Por este motivo en el ámbito escolar y de la enseñanza hablamos de dramatización, porque lo importante e interesante es más el proceso que permite el desarrollo de capacidades en el alumno o alumna que el resultado.

Elementos de la dramatización

Juan Cervera (1981) presenta un esquema de los elementos que forman parte de la dramatización. Son los siguientes:

  • Personajes
  • Conflicto
  • Espacio (real o dramático)
  • Argumento (que es la conjunción de los elementos anteriores que forman la acción o historia)
  • Tema (que es el significado último del argumento)

Pero podemos decir resumidamente que una representación dramática consta solo de dos elementos esenciales: actores y público. La representación puede ser mímica o utilizar un lenguaje verbal. Los personajes no tienen por qué ser seres humanos. Por ejemplo, podemos utilizar los títeres, las marionetas, el teatro de sombras, la luz negra y el guiñol.

Para mejorar una representación dramática en primaria podemos utilizar medios como: el vestuario, los decorados, el maquillaje, efectos especiales, iluminación, sonidos, ruidos ambientales y diferentes tipos de música. Todo esto nos ayudará a crear un ambiente propicio para introducirnos en la trama de la obra y evitar la pérdida de atención o falta de interés.

Estadios para el buen desarrollo de la dramatización

Es también imprescindible partir de los estadios en los que se tiene que trabajar la dramatización. Me basaré en los estadios en el desarrollo de la aptitud dramática, Courtney (1980):

Edad Estadio Rasgos
Primer año Identificación En este periodo, el niño se identifica con los adultos que le rodean, los imita e interactúa con ellos. Del juego simbólico al juego posible.
1-7 Imitación: el niño como actor Se identifica con los adultos que le rodean, les imita e interactúa con ellos. Reproduce forma de ser y comportarse que en la vida ordinaria tienen las personas catalogadas en un determinado papel. Del juego simbólico al juego flexible: “como si” …
7-12 Dramatización grupal: el niño como planificador. Comparte ideas y acciones para obtener un resultado común. Juego dramático. Diseña con los otros lo que tiene que hacer durante el juego. Comienza a diferenciar entre el rol de espectador y actor. Al darse cuenta de que tiene pensamientos y sentimientos diferentes en situaciones distintas, y sin embargo permanece siendo el mismo, es capaz de adoptar papeles complejos. Entre los 10 y 12 se dan respuestas empáticas, puede adoptar el punto de vista de los otros.
Tabla 1. Estadios en el desarrollo de la aptitud dramática Courtney.

La dramatización y su enfoque multidisciplinar

En este apartado veremos cómo se puede trabajar la dramatización para la consecución de los estándares de las diferentes áreas del currículo actual.

Lengua castellana y literatura y lengua extranjera.

Núñez y Navarro (2007), expone que la dramatización favorece un enriquecimiento sin parangón y el uso del lenguaje en diferentes contextos.

En el actual Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria aparece la dramatización explícitamente en el área de lengua. En los bloques 1 y 5 de los contenidos.

A continuación, propongo una serie de actividades en las que la dramatización se puede trabajar en lengua y literatura y lengua extranjera:

También resultan interesantes  las actividades en las que la dramatización se aplica  en el área de Artística (Música y Plástica).Concretamente en Música podemos:

  • Recrear ambientes en la obra dramática. Los alumnos deberán elegir instrumentos convencionales o fabricados por ellos mismos que recreen algunos de los sonidos o ruidos que aparezcan en la obra.
  • Elegir la música. Entre una lista de canciones los alumnos decidirán qué canción o fragmento combina más con la obra y en qué momento debe ser escuchado.
  • Dramatizar diferentes tipos de canciones (del folclore, de filas, de corro, de gestos, acumulativas…)
  • Crear un video clip.

Con las anteriores propuestas trabajamos la dramatización aspectos musicales como: la expresión vocal y canto (buscando una buena emisión de la voz y dicción adecuadas); la expresión instrumental (imitando sonidos con instrumentos o diferentes materiales); y la escucha atenta al tener que buscar la melodía más adecuada para la obra.

En Plástica la dramatización puede ser trabajada por medio de diversas tareas como:

  • Creación del decorado, vestuario y maquillaje de una dramatización. Dependiendo de la obra los alumnos decidirán y realizarán todo tipo de manualidades, murales, objetos… en los que es necesario trabajar conceptos como la línea, el color, la iluminación, el uso de diferentes tipos de materiales y texturas etc.
  • Taller de marionetas. Los alumnos pueden elegir obras de teatro sencillas como cuentos o fábulas y crear los personajes con marionetas. Se pueden buscar por internet diferentes tipos de elaboración de marionetas y los niños y niñas pueden elegir cuál la mejor opción para representar su obra. Todo esto fomenta la creatividad, el uso de las nuevas tecnologías, el trabajo cooperativo y la resolución de problemas.

La dramatización como recurso educativo en el desarrollo del área de Educación Física  resulta muy motivadora y lúdica. A continuación propongo una serie de juegos con lo que  puede trabajar  desde esta área:

Desde la actividad dramática también se aborda la enseñanza de valores (Núñez Cubero y Navarro Solano, 2007) relacionados con el respeto al otro y a la diversidad. El descubrimiento de los demás en la expresión dramática va unido al vínculo afectivo hacia los mismos, al desarrollo de la sensibilidad hacia ellos y sus situaciones particulares.

Con el teatro el niño aumenta su autoestima, aprende a respetar y convivir en grupo, conoce y controla sus emociones, descubre lo que es la disciplina y la constancia en el trabajo, y, en definitiva, aprende a desenvolverse entre el público, lo que le ayudará también a manifestar autonomía en todo tipo de situaciones y a adquirir una conciencia colectiva (Tejerina, 1994).

Algunos ejemplos para trabajar la dramatización en la Educación en Valores serían por medio de:

  • Representaciones en pequeños grupos de situaciones de la vida cotidiana, de películas, de cantantes, personajes famosos….
  • El doblaje de películas. Visualizar un fragmento de una película y crear un texto que se asemeje con las imágenes y sentimientos que aparecen en la escena.
  • El espejo. Imitar situaciones que sean problemáticas y reflexionar sobre ellas.

Al dramatizar obras y canciones aprendemos los números, las tablas de multiplicar, proporciones, expresiones como dentro/fuera, arriba/abajo, grande/pequeño, rápido/lento, derecha/izquierda, largo/corto, orden, figuras geométricas, etc., se desarrolla de forma lúdica el área de matemáticas trabajando una multitud de contenidos.

También en la creación de decorados se necesita conocer las proporciones, el uso de medidas y resolución de problemas.

Para concluir este apartado, aplicar la dramatización desde las áreas de Ciencias Naturales y Ciencias Sociales permite la realización de aprendizajes  más significativos, poniéndose  en el lugar de personas y hechos importantes interiorizando de esta manera mejor los contenidos. Podemos realizar actividades como:

  • Recrear acontecimientos, ambientes y personajes históricos de diferentes épocas.
  • Interpretar diferentes temas como: la creación del universo; los movimientos de la tierra; la cadena alimentaria; los sentidos; la alimentación saludable; las máquinas y aparatos etc.

Conclusión

La implementación de esta metodología activa tiene como resultado de una acción pedagógica compuesta por aspectos verbales y no verbales que requiere de una preparación y planificación constante y que supone atender a las diferentes áreas y bloques del currículum, propiciando así la transversalidad (Báez, 2009).

La dramatización tratada de forma multidisciplinar como hemos visto a lo largo de este artículo se convierte en un medio potenciador de los diferentes tipos de lenguajes (verbal, no verbal, gestual, musical…), y de aspectos cognitivos, afectivos y emocionales. Es un medio para que el alumno sea un miembro activo y participativo de su propio aprendizaje, despertando su interés por aprender de forma lúdica.

Bibliografía

Báez Merino, C. (2009). Aprendizaje significativo y adquisición de las competencias profesionales a través del teatro. Campo abierto, vol.28, nº1, pp. 69-87.

Cervera, J. (1981). Cómo practicar la dramatización con los niños de 4 a 14 años. Madrid: Cincel-Kapelusz.

Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación. Boletín Oficial del Estado, 106, de 4 de mayo de 2006.

Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, General del Sistema Educativo (LOGSE). Boletín Oficial del Estado, 238, de 4 de octubre de 1990.

Navarro Solano, M.R. (2006). Drama, creatividad y aprendizaje emocional. Cuestiones pedagógicas, nº.18, pp.161-172.

Núñez Cubero y Navarro solano (2007). Dramatización y educación: aspectos teóricos. Teoría educativa, nº.19, pp.225-252.

Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero, por el que se establece el currículo básico de la Educación Primaria. En BOE (Boletín Oficial del Estado), 52, de 1 de marzo de 2014.

Tejerina Lobo, I. (1994). Dramatización y teatro infantil. Dimensiones psicopedagógicas y expresivas. Madrid: S: XXI.

Referencias de la imagen

OpenClipart-Vectors (2017) Black-white. Recuperado de https://pixabay.com/es/vectors/negro-blanco-comedia-traje-drama-2026801/

Pascualita González Abellán

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.