Herramientas digitales para el trabajo autónomo de los alumnos

FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

De acuerdo con la UNESCO “para vivir, aprender y trabajar con éxito en una sociedad cada vez más compleja, rica en información y basada en el conocimiento, los estudiantes y los docentes deben utilizar la tecnología digital con eficacia (UNESCO, 2008). Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) pueden ayudar a los estudiantes a adquirir las capacidades necesarias para ser solucionadores de problemas, tomadores de decisiones y usuarios creativos y eficaces de herramientas de productividad. De hecho, en la actualidad, tenemos a nuestra disposición un gran número de herramientas digitales para elaborar materiales didácticos y para que nuestros alumnos aprendan de manera interactiva. Se trata de aplicaciones informáticas y programas que nos permiten crear, publicar y gestionar materiales educativos en formato digital. No obstante, bien es cierto que los docentes debemos desarrollar el criterio suficiente para saber qué herramienta es la adecuada en cada entorno de aprendizaje y para cada grupo de alumnos teniendo en cuenta las necesidades educativas específicas de los mismos. Asimismo, debemos prestar atención a la metodología que usamos y desarrollar en nuestro alumnado una actitud positiva y responsable hacia el uso de estas herramientas digitales.

Es un hecho que vivimos una revolución didáctica y que ha cambiado la forma en que los profesores trasmitimos conocimiento. Así lo indica la Ley 8/2013 de 9 de diciembre para la Mejora de la Calidad Educativa, LOMCE, la cual hace referencia a la integración y tratamiento de las TIC en la Educación y la formación del docente en competencia digital. Por suerte, las herramientas online con las que contamos nos permiten elaborar contenidos digitales interactivos sin necesidad de tener conocimientos informáticos avanzados. Gracias a estas herramientas podemos crear ejercicios, tareas, actividades y otros contenidos didácticos mediante un programa online o mediante uno que se instala en el ordenador. Pero ¿cómo introducimos los contenidos multimedia en el aula? En primer lugar, debemos presentar el material al alumnado de manera que sea interesante y que despierte curiosidad en él. Además, lo ideal es presentar el material de manera progresiva en cuanto a complejidad y dificultad. De esta manera evitamos que se frustren porque se están enfrentando a materiales que exceden su capacidad de compresión. Este material debe ser específico en la materia que estamos impartiendo y debe ser presentado mediante varios canales que deben complementarse entre sí. Por ejemplo, la imagen apoyará el texto y este explicará la imagen.

Teniendo en cuenta estos principios, es relevante indicar algunos programas que pueden utilizarse para crear nuestros recursos multimedia, los cuales den a nuestros alumnos la posibilidad de interactuar con ellos. Tradicionalmente, los docentes han llevado a clase y fotocopiado diversos libros, folletos o revistas. Sin embargo, en la actualidad tenemos a nuestro alcance los famosos eBooks, es decir, archivos que se reproducen con los eReaders. Algunas variantes del eBook que pueden resultar atractivas a la hora de dar clase son Flipbook y Scratchbook. El primero es una publicación digital que imita en el aspecto físico a un libro, es vistosa y puede incluir material multimedia. En tanto en cuanto al ScratchBook, es un formato de presentación de contenidos digitales basado en recortes.

Otra manera que tenemos los profesores de trasmitir conocimiento es mediante presentaciones. Durante años los docentes hemos presentados los contenidos a través de diapositivas sucesivas. En la actualidad contamos con softwares como Prezi, Padlet y Google Slides que nos permiten realizar presentaciones más integradas y dinámicas para nuestros alumnos. Prezi permite la elaboración de presentaciones basada en un concepto llamado “zoom in-zoom out”, Padlet es un muro en el que colgar cualquier tipo de material multimedia y Google Slide nos permite realizar presentaciones muy logradas mediante el navegador de internet.

Figura 2. Mapa mental.

Por último, podemos hablar de una de las formas más eficaces que hay para presentar, extraer y memorizar información: los mapas mentales. Es una forma que podemos explicar a nuestros alumnos para que tomen notas, pero que también nos sirve a los docentes para expresar ideas. Un mapa mental se obtiene y desarrolla alrededor de una palabra, frase o texto, de los cuales derivamos ideas y conceptos. Se realizar mediante líneas que se trazan alrededor de la palabra, frase o texto central. Podemos presentar estos mapas a modo de presentación multimedia que nos permita desarrollar conceptos a la vez que los presentamos en pantalla. Hoy en día disponemos de varias herramientas online para elaborarlos. Algunos ejemplos son Mindmeister, ExamTime, Bubbl.es, Mindomo y Mind42.com. Mindmeister ofrece una variedad de características colaborativas que permiten a los usuarios colaborar y generar lluvias de ideas en línea, planear proyectos, desarrollar estrategias y crear presentaciones. ExamTime proporciona una gran libertad y versatilidad para expresar ideas e información de manera visualmente atractiva y fácil de entender. Además, permite compartirlo online e imprimirlo. Bubbl.es facilita la creación de diagramas o mapas del tipo lluvia de ideas, posibilita el trabajo colaborativo, incrustar los diagramas en cualquier web y la exportación de mapas en formato de imagen. Mindomo es una aplicación en línea para crear cartografías mentales que dispone de una versión gratuita. Por último, Mind42.com se distingue por permitir incrustar imágenes mediante un buscador local y la vista previa de enlaces web adheridos al texto.

Bibliografía

Referencias de figuras

Claudia Fernández Beltrá

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.