El éxito de la Formación Profesional

FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

Abstract

Es muy difícil saber lo que uno quiere estudiar, sobre todo a edades en que la personalidad de los jóvenes aún no está curtida. Además de enfrentarse a otros factores que sobrepasan las ideologías u objetivos soñados. Como es la verdadera realidad en la que estamos. Es una transición de crisis nacional donde los mercados y comercios están evolucionando con los productos y/o las exportaciones. Reduciendo  aún más el número de puestos de trabajo de las empresas o la mano de obra.

Con todas estas dificultades añadidas, se debe de analizar las preferencias formativas y el objetivo. Si se quiere llegar a formar mediante una carrera universitaria, intensa y larga o realizando un ciclo en la formación profesional más corta y con mayor preparación técnica que es al final lo que buscan muchas Pymes.

En el presente artículo veremos numerosos estudios y datos oficiales que contrastan ambas formaciones.


Tal y como avanzamos en el pasado artículo 32, “La  formación profesional del  presente y futuro”, existe una gran brecha entre la formación profesional y los estudios universitarios. Basándose en la información que el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) donde ha publicado mediante el análisis de los datos. Sobre la  evolución y los profundos desafíos a los que se enfrenta la sociedad.: “El estudio Índice ManpowerGroup No. 50. El Futuro del Empleo Parte I y II: El impacto de la transformación productiva y la revolución demográfica en la creación de empleo 2017-2026”. Donde dentro de este mismo artículo y contrastando con la información de la página oficial del MEC (Ministerio de Educación y Ciencia): Este mismo curso educativo 2018-2019, hay nada más y nada menos que 824.300 matrículas en el régimen no universitario de la formación profesional dentro de los ciento cuarenta ciclos formativos que se ofertan en todo el ámbito español.  Estos datos superan con un 2’5% las matriculas respecto al curso escolar pasado 2017-2018. (Informe Datos y cifras del curso escolar 2018-2019 del Ministerio de Educación y FP. Los alumnos de Formación Profesional representan el 10% del global de estudiantes no universitarios en este curso).

De estos vertiginosos números de matrículas gestionadas durante este curso en la formación profesional, el 49,5% es para los ciclos formativos de grado superior con una suma total de 408.607 matrículas. El 41,5% son de las matrículas de los estudiantes de grado medio, llegando a los 342.281. Y el 8,9% vienen de la Formación Profesional Básica con un total de 73.742 matrículas. En relación al curso 2017-2018, prima un aumento de un 3,8% para los estudiantes de grado superior. Por contra, los de técnicos de los diferentes grados medio, registran un crecimiento del 0,9% y la FP Básica de un 2,1%.

Cada curso escolar que pasa, se va viendo reflejado el aumento considerable de matrículas, que existen en nada menos que en los ciento cuarenta ciclos formativos disponibles de la administración pública. Esto significa que el aumento de ciclos viene establecido por la demanda de los estudiantes.

Los numerosos estudios que se pueden encontrar navegando por la red, determinan, que los ciclos formativos profesionales están en auge. No quiere decir que los estudios universitarios se vayan a extinguir. Ni mucho menos. Simplemente porque estos no tienen formación práctica, a no ser que se especialicen en algún tipo de master pos-universitario.

A fecha de hoy son muchos los proyectos relacionados con la formación profesional. Desde que el presidente Pedro Sánchez, haya publicado una mejor formación para los profesores técnicos. Pruebas evaluativas de final de curso para la formación profesional básica. La implantada formación profesional dual o el sistema de Erasmus+ para los mejores estudiantes  de Europa.

Los jóvenes “mileniums” de esta época, se enfrentan a un gran planteamiento formativo a la hora de decidirse por el camino de la formación profesional o por el universitario. Algunos por sus limitaciones bien económicas o formativas, lo tienen un poco más claro. Pero  hoy en día, existe una masa central de alumnos que están entre la elección de uno u otro camino. La decisión que aporta más peso a la balanza de las decisiones es la salida laboral.

Se puede decir que para los jóvenes, la formación profesional es la clave para poder llegar a trabajar. Basándome en los estudios del entorno laboral. El 50% de las solicitudes de puestos de trabajo, son para titulados en grados superiores de la formación profesional. Siendo esta formación la más cercana al trabajo de campo que se exige al trabajador.

Es más, según los estudios de mercado laboral. Son las Pymes quienes reclaman empleados que tengan una formación profesional reglada porque dentro de personal sin experiencia. Estos estudios ofrecen ese acento práctico que otras formaciones no se prestan a realizar  actividades procedimentales. Para estas empresas, se necesitan mayor número de trabajadores de inserción directa al puesto de trabajo y con bajas cualificaciones exigidas. Como por ejemplo personal administrativo o técnicos de mantenimiento son puestos de trabajo que un universitario, bien por el sueldo o por el tipo de trabajo a desempeñar, no cumple con sus expectativas.

Observando la siguiente tabla de ventajas de los dos ámbitos, podemos también determinar que estudios se asemejan al estudiante actual.

Formación profesional

 

Estudios universitarios

 

Menor duración durante la formación (teniendo una duración de dos años por ciclo).

Una cualificación formativa superior (siendo el “top” de la formación y permitiendo tener vacantes de trabajo con más responsabilidades y remuneración económica).

 

Mayor formación técnico-práctica (A parte de la formación teórico-práctica del curso, se le debe de añadir el trimestre que se realizan la formación en los centros de trabajo (FCT). La opción de especializarse en un área mediante masters (solo los universitarios tienen acceso a estos estudios superiores)
Plazas reservadas en el caso de realizar una carrera universitaria del mismo ámbito técnico. Mayor formación, por la regla de tres, a mayor tiempo estudiando, mayor formación (los estudios universitarios vienen desde los 4 años, según especialidades).
La mejor ventaja destacada, es la mayor facilidad de inserción laboral. Sobre todo en la situación de crisis a la que estamos estancados. Sería una buena salida laboral como ya habíamos comentado.

La posibilidad de acceder a un ciclo formativo de forma directa. Al tener una formación superior. No se precisaría prueba de acceso (en cualquier familia profesional).

La erradicación de los prejuicios que también hemos comentado al principio del artículo. Al solo diferenciarse de la acreditación académica.

Reconocimiento. En algunos estatus sociales, se establece que a mayor formación mayor prestigio personal como profesional.

 

Este artículo puede ayudar a muchos estudiantes en un futuro no muy lejano a decidirse sobre cuál sería la mejor opción para sus características tanto personales, como las económicas. Aun así, voy a mejorar el artículo con un estudio de SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), donde voy a ordenar los ciclos que tienen mayor demanda laboral mediante otra tabla.

Administración

Técnico en Gestión Administrativa. El ciclo formativo más demandado en todo el territorio español. Con nada menos que 200.773 técnicos contratados en el año 2017.
Técnico en Administración y Finanzas. Le sigue pero un poco más lejos en cuanto a la salida profesional, con 133.559 contratados el mismo año del estudio
 

 Tecnología

 

La tecnología de la información, es el futuro directo de los técnicos, de hecho se prevé que en el año 2021, exista un aumento del 9’5% en todo el mundo por el aumento de elementos tecnológicos, centrándose en desarrollo de apps y aplicación multimedia. Se estima que  en los próximos cinco años se cierren  más de un millón de puestos de trabajo.

Analista. Diseñador de software. Programador y técnico de sistemas. Son algunos de los ciclos formativos que le van a seguir  a las TI en contrataciones o puestos directos de trabajo.

 Comercio marketing

 

Una planificación, organización y estrategia de empresa son primordiales. Por ello Gestión Comercial y Marketing o Comercio Internacional. Son unas alternativas de administración. Teniendo mayor demanda por el crecimiento en exportaciones.

 

Técnico superior en Marketing y Publicidad, también es otra opción de encauzar unos estudios. Siendo una de las más demandadas en este sector. Con unos número de contratación que superan los 142.000 asalariados.

 Sanidad

En sanidad lo más demandado que se puede estudiar es el Grado de Auxiliar de Enfermería. Para cubrir vacantes en clínicas, tanto privadas como públicas (de diferentes ámbitos o especialidades) o también para geriátricos.
Uno muy actual es el de Emergencias Sanitarias. Por la actualidad reciente de la implantación de este título. Los nuevos contratos exigen esta titulación. No tiene volumen de contratos, pero en proporción a los puestos de trabajo. Es un porcentaje muy alto.
Farmacia y Parafarmacia e higiene bucodental, siguen de muy cerca las contrataciones del grado de auxiliar de enfermería. Con 13.202 contratos en Farmacia y para los alumnos formados en parafarmacia hay un nivel de 4.543 contratos.

 

Para el 2020, se estima un crecimiento del cincuenta por ciento de los empleos, deban tener una titulación de un grado medio o bachillerato. El treinta y cinco por cien de las contrataciones se exigirá una titulación de técnico superior. Siendo un sistema educativo con mayor recorrido laboral. El 2017, el paro juvenil llegaba a ser más del cincuenta por cien. Siento estos estudios la mejor alternativa a encontrar un trabajo.

Madrid es la comunidad autónoma que mayor exigencia de ofertas laborales tiene para la formación profesional. Con un cincuenta y siete por cien de la demanda total. Le sigue el País Vasco, con un dieciocho por cien y respectivamente, Cataluña estima sobre un dieciséis por cien. De estas titulaciones los grados o técnicos superiores determinan un setenta y dos por cien del total de estas ofertas.

Lo que sí que está claro, no es si cursar la formación profesional o una carrera universitaria, sino, que hay que formarse para poder tener más opciones laborales ante la difícil y escasa oferta actual. Ya que solo un ocho por cien de las ofertas, exigen un graduado en la E.S.O.

Bibliografía o webgrafia

Vicente Serra Pla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.