Doña Sol es la protagonista

por | 1 abril, 2018

Mi nombre es María José, mi especialidad es Educación Infantil pero actualmente, me encuentro trabajando como tutora de un grupo de dieciocho alumnos del primer nivel del primer ciclo de Educación Primaria en el CEIP Virrey Morcillo, en Villarrobledo, (Albacete).

A continuación voy a presentar un pequeño trabajo enfocado en el área musical, desarrollado con mis alumnos con las observaciones y experiencias realizadas en dicho proyecto.

Para llevar a cabo el desarrollo de dicho trabajo hemos organizado varias etapas. En primer lugar se ha escogido el objetivo a tratar. En este caso se trata de un cuento inventado a conocimiento “Doña clave sol”, de la que se han extraído los objetivos, con el fin de trabajar las figuras musicales. En segundo lugar, hemos formulado preguntas clave de la educación musical para que puedan servir de ayuda para preparar la actividad en concreto. Seguidamente, se han considerado cuáles son las posibilidades para poder establecer los métodos, materiales y estrategias concretas para poder llevar a cabo la propuesta.  Y, por último, se pone el plan en práctica. En esta fase se trata de reunir los materiales necesarios, tomando como punto de partida las ideas anteriores y señalando aquellos enfoques que parezcan más viables para el grupo de alumnos , estableciendo  un marco espacio-temporal adecuado. Tendremos en cuenta que dicho plan se debe caracterizar por la flexibilidad y dependiendo del grupo se  adaptará a las necesidades e intereses de los niños.

Cabe destacar que autores como EDGAR WILLENS, PILAR ESCUDERO, JOAN LLONGUERAS afirman que la educación musical debe iniciarse antes de nacer puesto que todo pasa por los sentidos. Los maestros, tanto de educación infantil como primaria debemos de ser conscientes de la importancia y de los valores educativos  que tiene la música. Ésta nos ayuda a ser flexibles,  a adaptarnos  a los cambios, a los otros niños, a los imprevistos,..  siempre a través de la práctica y el movimiento; por lo que, bajo mi punto de vista, a veces no es suficiente con solo una hora a la semana, sino que debería estar presente después de cada cambio de hora o actividad.

Esta actividad ha tenido lugar durante dos semanas: 10 semanas durante el segundo trimestre. Normalmente, la hemos realizado a la vuelta del patio.

Los objetivos que se quieren conseguir son:

-aumentar la motivación por la música a través del conocimiento de las figuras musicales, -el descubrimiento del sonido y del silencio,  -desarrollar habilidades para regular emociones,  -generar emociones positivas y aprender canciones nuevas y plasmar lo sentido a través de la expresión plástica.

Siempre desarrollando la competencia de  autonomía e iniciativa personal, competencia de aprender a aprender, y competencia musical en el uso de sus capacidades.

La metodología llevada a cabo en el aula ha intentado responder a las características de mis alumnos, satisfaciendo sus necesidades y los intereses de los mismos, a través de aprendizajes significativos y el juego libre y dirigido.

La ambientación y organización del espacio ha facilitado diferentes tipos de agrupamientos: gran grupo, como el taller de baile, grupo clase (asamblea), pequeño grupo e individual (fichas). Por último, la evaluación en todo momento será un proceso global, continuo y formativo, cuestionándonos preguntas como si los objetivos planteados han sido los adecuados, si el tiempo ha sido el adecuado, si los alumnos han estado motivados, etc.

Una vez puestos en antecedentes, voy a desarrollar el planteamiento del proyecto musical y las actividades realizadas.

En primer lugar, les contamos el cuento “Doña Sol”, inventando por mí y redactado a conciencia de una manera simple y directa, para que puedan interiorizar las figuras musicales e iniciarse así en un tema musical más complejo. El cuento es el siguiente:

Doña Sol es la protagonista de esta historia. Doña Sol es una señorita, un tanto sibarita, tiene panza de caracol y unos labios en forma de corazón. En su cuerpo fino y esbelto lleva un largo blusón, que al compás de la batuta, baila a su son. Sin olvidarnos del pie, en el que siempre se pone un zapato de charol con el que marca el ritmo en do mayor.

Vivía en una casita, llena de rayitas, con unas escaleras que subían y que bajaban .Sube, baja, baja, sube que triste melodía ella sola componía. Su vida en aquella sinfonía era triste y aburrida. Dormía y requetedormía sin apenas ver la luz del día. Comía y requetecomía hasta que al final se relamía. Soñaba y requetesoñaba con amigos que vendrían y que todos juntos  escucharían los acordes de la luna.

Pero, nada de esto ocurría y lo que os he contado era su vida de todos los días.

Hasta que un día… llamaron a su puerta…

toc, toc, ¿Quién es? Dijo Doña Sol entusiasmada, levantándose de su sillón. Y es así como apareció  una señora gordota, redonda, redonda como una pelota y con un moño en su cogota.

Soy tu abuelita, Sol, que vengo a jugar contigo un montón, cuatro tiempos tenemos para hacer una canción.

-Toc, toc, ¿Quién es? Dijo Doña Sol y cuál fue su sorpresa que de repente apareció una princesa… una señorita blanca, blanca como una paloma, uy, si aquello parecía una broma.

Soy tu mamá, Sol, que vengo a jugar contigo un montón, dos tiempos tenemos para hacer una canción.

-Toc, toc, ¿Quién es? Dijo Doña Sol, y así es como apareció una niña negra, negra como una trucha y un tanto larguirucha.

Soy tu hermanita, Sol, que vengo a jugar contigo un montón, un tiempo tenemos para hacer una canción.

-Toc, toc, ¿Quién es? Dijo Doña Sol, abrió la puerta y un gran achuchón le dió y así es como apareció su prima la de León, tocando su  gran saxofón, por dios,  ¡qué afinación!

Soy tu primita, Sol, que vengo a jugar contigo un montón, medio tiempo tenemos para terminar esta canción.

Y es así, como  redonda, blanca, negrita y corchea bailaron y cantaron un montón. Cuatro tiempos, dos, uno, medio  ¡qué diversión!. Uno, dos cuatro que empiece de nuevo la función.

Una vez leído, con diferentes tonos de voz, pasamos a elegir los personajes y en la siguiente sesión  lo interpretamos en clase para simular un teatrillo.

El tercer día dibujamos por grupos las figuras musicales, recordando cada valor de la misma.

Redonda= cuatro tiempos, blanca= dos tiempos, negra = un tiempo, corchea= medio tiempo, y semicorchea= un cuarto de tiempo.

Los dibujos los colgamos en un rincón diseñado para Doña Sol.

La siguiente sesión consistió, en dibujar entre todos en papel continuo la casita del pentagrama, recordando que el pentagrama está formado por cuatro líneas y cinco espacios.

Ya nuestro rincón, poco a poco iba cogiendo color… y la clase estaba muy llamativa y alegre, a la vez que los alumnos tenían muy presente la figura musical: clave de sol. En esta sesión escuchamos diferentes tipos de música, más fuerte, más floja, más deprisa, más despacio, lentas, rápidas,.. e incluso algunas las bailamos. Los pasamos super bien y sirvió para relajarnos y liberar tensiones del recreo.

La siguiente semana  hemos estado haciendo actividades  como caminar a  velocidad del tiempo, hacer palmas, caminar a ritmo de blancas y negras, utilizar ritmo libre mientras bailamos, improvisar acciones sobre un ritmo dado, hacer diferentes círculos de música, hemos escuchado canciones, hemos cantado y lo más importante hemos aprendido a dibujar la clave de sol.

La clave de sol es un caracol que sube la cielo y baja en ascensor.

Este proyecto no sólo puede ir dirigido a un grupo clase de 6-7 años, sino que también se puede generalizar a otros cursos, adaptando el nivel de los alumnos y añadiendo actividades de mayor o menor dificultad, puesto que cada persona es única y diferente con unas características y condiciones únicas que se tendrán que tener en cuenta.

La música satisface la vida interna de los niños, siendo un instrumento de apropiación cultural y sirviendo de formación e  información. Con ella, de forma inconsciente, logramos que se diviertan y aprendan al mismo tiempo; desarrollando la atención y su concentración. También estimula la creatividad y la imaginación.

Se puede decir que la música constituye un medio muy enriquecedor para ser utilizado en la enseñanza, favoreciendo aprendizajes e introduciendo o reforzando conceptos, siendo un principal motivador para iniciar una serie de aprendizajes en la escuela. Abre un amplio abanico de posibilidades en la evolución del niño, y es magnífica para conseguir los principales objetivos y facilitar el proceso de enseñanza-aprendizaje, poniendo en juego todos los ámbitos de desarrollo de los niños: psicomotor, cognitivo, lingüístico, afectivo y social.

Ya lo dijo en su día Friedrich Nietzsche: “Sin música la vida sería un error”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.