El arte en la escuela Infantil: Joaquín Sorolla.

por | 6 junio, 2017

“La enseñanza que deja huella no es la que se hace de cabeza a cabeza sino de corazón a corazón”

 Una parte importante para el desarrollo integral del niño es la sensibilidad y el arte. Lo que se pretende, entre otras cosas, es que el alumnado tenga un primer contacto con el arte divertido y sencillo. Es importante transmitir la sensibilidad a nuestros alumnos, la capacidad de expresión y creaciones libres, la motivación… en definitiva, es importante construir no solo cabezas sino también corazones.  Por ello trabajaremos con obras de Joaquín Sorolla, también conocido como el  “pintor de la luz”.

A la hora de trabajar con los niños debemos ofrecerles experiencias que se correspondan con la forma que ellos tienen de aprender, por ello utilizaremos un enfoque globalizado, que parta de los intereses particulares de cada uno, posibilitando una construcción significativa de los aprendizajes y donde la motivación será la base de cualquier actividad que les planteemos.

La actividad lúdica es la mejor forma de aprendizaje para los niños, dándoles un papel protagonista en cada uno de los aprendizajes, propiciando así la autoestima y la autonomía. Planteándoles experiencias basadas en la manipulación, la observación y la experimentación. Del mismo modo es fundamental la colaboración de la familia, ya que sin su ayuda muchas de las experiencias no se podrían llevar a cabo.

Los recursos que vamos a necesitar para llevar a cabo esta propuesta serían los siguientes:

  • Recursos humanos: familia, profesorado y alumnado.
  • Recursos espaciales: aula, centro, patio, sala de psicomotricidad…
  • Recursos didácticos: libro sobre Sorolla, Antonio Machado, Rodín; cuentos, poesías, canciones, adivinanzas, láminas de pintura de Sorolla, fotografías, fichero de vocabulario acerca de la temática, guiñol…
  • Recursos materiales: papel, colores, tijeras, pegamento, pinturas, cartulinas, ceras, cajas de cartón, pinceles gruesos y finos, ceras blandas, etc.
  • Recursos curriculares: materiales curriculares editados por la Junta de Andalucía.

Antes de iniciar el desarrollo de las actividades será necesario realizar una serie de actividades previas tales como la búsqueda de información, la preparación de los materiales y espacios que vamos a usar o información a las familias.

A continuación desarrollaré una serie de actividades con las que trabajar con los niños el arte en educación infantil, centrándonos en la figura de Joaquín Sorolla.

Actividades

Comenzaremos trabajando en la asamblea con los niños, preguntándoles si saben que es un cuadro, como se llama las personas que los pintan,  donde los exponen y si ellos tienen cuadros en sus casas. Una vez terminados los comentarios, les enseñaremos un cuadro, viendo sus partes y analizando la imagen que en él aparece.

Tras pedirles información a las familias sobre las obras de Joaquín Sorolla, las iremos viendo, explicando y exponiéndolas en un lugar elegido del aula por todos a modo de exposición.

Una vez revisadas la información traída por las familias es el momento de iniciar con las actividades de desarrollo.

Actividad 1: “El autorretrato”

Presentamos a los niños el autorretrato de Sorolla.

 

Les contamos que Sorolla se pintó a él mismo para que la gente supiera cómo era.

En los autorretratos lo que más se dibuja es la cara, y vemos como Sorolla se pintó muy elegante con un traje gris y  un sombrero del mismo color. Hablamos de cómo es, de los colores que utiliza, etc. Les pediremos a los niños que ellos al igual que Sorolla tendrán que dibujar su autorretrato, pero antes nos tendremos que  mirar al espejo y observar nuestra cara, el pelo, los ojos, la nariz… Utilizando para ello la técnica que ellos prefieran: ceras duras, ceras blandas, témperas…

Esta actividad nos dará pie a realizar la siguiente actividad.

Actividad 2: ¿Quién ha venido?

Uno de los días cuando llegamos al aula nos encontramos con un regalo. Con gran expectación le preguntamos a los niños que podrá ser y abrimos ese gran regalo. Se trata de un caballete con diversas láminas de Sorolla y una carta. Abrimos la carta y la leemos:

“Hola amigos soy el hada de la inspiración (también podemos usar la mascota de la clase) Como me he enterado que últimamente habláis mucho de cuadros, de lienzos, de marcos, de pintores y pintoras y como a mí me encantan los cuadros os he dejado estas láminas de un amigo nuestro pintor muy famoso llamado Joaquín Sorolla y Bastida, “el pintor de la luz”, a este pintor le encantaba el mar y sobre todo los niños y niñas. Bueno, bueno nos os voy a contar más… aunque seguro que ya estáis deseando conocer más cosas de él, pues venga ¡manos a la obra! ¿A qué esperáis? Muchos, muchos, besitos.”

Dejaremos un tiempo para que los niños se expresen libremente y después les preguntaré si han oído hablar alguna vez de Joaquín Sorolla y que si les gustaría conocerlo. Les mostraremos las láminas, pero no sabemos cómo se llaman esas pinturas tan bonitas, ni porque le dicen el pintor de la luz, y llegamos a la conclusión que como dice el hada de la inspiración queremos conocer más sobre este gran pintor. Por lo que escribiremos una carta a las familias para que nos traigan información del pintor.

Actividad 3: “Ahora me toca a mí”

En asamblea les iremos mostrando a los niños diferentes cuadros de Sorolla,  haciendo hincapié al interés del autor por pintar a niños y niñas y mujeres en el mar Mediterráneo, por lo tanto les mostraremos cuadros de la colección de “temas de playa”. A partir de aquí analizaremos los colores que aparecen, las figuras, los títulos, etc. Esto nos dará pie para que los niños representen los cuadros del autor tal y como ellos lo perciban y con distintas técnicas. Cada sesión se les propone un cuadro y unos materiales diferentes (tizas, ceras blandas, témperas, etc)

Ejemplos de cuadros que les podemos presentar, entre otros:

    

Actividad 4: “Los sentimientos de los cuadros”

En la asamblea les explicamos a los niños y niñas que los cuadros pueden hablarnos, además de contarnos donde se encuentran las personas, qué están haciendo… pueden contarnos si es un cuadro es alegre o más bien triste. Esto podemos saberlo por la expresión de las caras por la situación que se representa… pero los pintores tienen un truco: utilizan unos colores u otros según el sentimiento que quieran transmitir. Así los colores cálidos, amarillo, rojo, rosa, transmiten alegría y los fríos, azul, morado, verde, transmiten tristeza.

Actividad  5: “Los amigos de Sorolla”

Vamos a conocer a los amigos de Sorolla: Antonio Machado y Rodín.

Conocemos a Antonio Machado, que fue un amigo al que Sorolla pintó. Esto lo haremos a través de su poesía; se trata de leer algunas poesías de este autor para después ilustrarlas, formando al final el libro del poeta que cada niño se llevará a casa.

Ejemplo de alguna de sus poesías:

LAS MOSCAS

Vosotras, las familiares, inevitables golosas,

vosotras, moscas vulgares, me evocáis todas las cosas.

¡Oh, viejas moscas voraces como abejas en abril,

viejas moscas pertinaces sobre mi calva infantil!

¡ Moscas del primer hastío en el salón familiar,

las claras tardes de estío en que yo empecé a soñar!

Y en la aborrecida escuela, raudas moscas divertidas,

perseguidas por amor de lo que vuela, -que todo es volar-,

sonoras rebotando en los cristales en los días otoñales…  (…)

Por otra parte, otro amigo de Sorolla fue Auguste Rodin. En el rincón del arte realizaremos esculturas libremente, que iremos poniendo en nuestro museo para el día de la exposición, al mismo tiempo iremos conociendo algunas obras del autor como El Pensador, El Beso…

                                        

Actividad 6: “El libro de la amistad”

Ya hemos visto que Sorolla tenía muy buenos amigos, ahora nos toca a nosotros/as.

Partimos del cuento “Un puñado de besos”. En este cuento se narra la historia de Katy, una niña que lleva siempre una cajita llena de besos al cole y que los da a aquellos niños que se sienten mal o lloran.

Tras el cuento dialogamos sobre los amigos, la amistad,  los besitos, cuáles son nuestros amigos y amigas y cómo nos sentimos con ellos… Después escribimos nuestro libro de la amistad.

Actividad 7: “Sorolla y Andalucía”.

En la asamblea vemos que aunque Sorolla nació en Valencia, le encantaba Andalucía y les mostraremos diversos cuadros inspirados en ella.

  

Veremos que cuando construyó su casa (que ahora es su museo), diseñó y dirigió la plantación de tres jardines inspirados en Andalucía: el jardín de Troya o del laberinto de los Reales Alcázares; el jardín de la Ría de Generalife y en una alberca sevillana.

Les preguntaremos si han visto alguna vez estos espacios o algunos parecidos y dónde. Mostrándoles imágenes de los lugares en los que se inspiró Sorolla.

Estas y muchas otras actividades son las que podemos realizar a partir de un autor tan completo como lo es Joaquín Sorolla. Trabajando todas y cada una de las áreas de la educación infantil (escritura, pintura, lógico – matemática, el lenguaje…).

Como conclusión citaré a Bruner que dice que “un niño puede aprender cualquier conocimiento, siempre que se le enseñe de forma honesta y adecuada”.

Con este tipo de trabajo creo que despertamos la curiosidad de los niños y contribuiremos de manera significativa a ampliar sus horizontes e itinerarios de aprendizaje.

Miriam Gambi Giménez – CEIP. Virgen del Río. Huércal – Overa (Almería)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.