La importancia de saber primeros auxilios en la educación

por | 16 febrero, 2017

Primeros auxilios, nosotros como docentes vivimos día a día con nuestros alumnos que están en plena adolescencia y ya sabemos lo que eso conlleva: ir siempre corriendo a los sitios, hormonas alteradas, cuidarse demasiado el cuerpo no comiendo, estrés por los estudios o por otros motivos… Muchas veces pensamos en los grandes problemas que nos enfrentamos al trabajar con adolescentes: malas contestaciones por su parte, como conseguir una autoridad, como conseguir que se motiven, como hacer nuestras clases más atractivas y divertidas, como conseguir que no hayan enfrentamientos en los pasillos ni  en los patios, etc.

Por otro lado cuando nos formamos siempre pensamos en que tenemos que estar al día en las nuevas tecnologías, de la importancia de actualizar nuestro inglés o de cursos relacionados con adaptaciones para alumnos con necesidades especiales.

Pero realmente no somos lo suficientemente conscientes de que no solo la educación de nuestros alumnos está en nuestras manos, si no también su salud. En el día a día a nuestros alumnos les pueden ocurrir multitud de situaciones peligrosas como desmayos, ataques epilépticos, caídas, etc. ¿Estamos los docentes preparados para reaccionar ante estos posibles casos?. En la comunidad educativa se generan hechos que requieren de atención primaria o primeros auxilios. Esta realidad nos transforma en testigos o protagonistas de situaciones de emergencias o urgencias.

Por este motivo, y para poder evitarnos situaciones amargas y comprometidas, sería de gran utilidad que todos los docentes tuviéramos unos conocimientos básicos sobre primeros auxilios para poder actuar en caso de que se presenten algunas de esas situaciones angustiosas. Ya que una persona con conocimientos adecuados es capaz de conservar la calma y la cordura ante estos hechos, para poder ayudar a los accidentados con rapidez y efectividad en vez de alarmarlos o complicarles más su situación.

Para que cualquier accidente producido en un centro escolar tenga una solución correcta deben suceder dos cosas:

1.- Que el centro escolar disponga de un equipo de primeros auxilios y botiquín.

2.- La formación del profesorado del centro, por parte de profesionales sanitarios médicos y enfermeros. Para ello no sería suficiente una formación teórica si no que además se deberían realizar ensayos prácticos durante estas sesiones. Además sería recomendable que todos los años se realicen recordatorios de estos cursos de forma práctica.

Si tenemos en cuenta la definición de primeros auxilios “técnicas y procedimientos inmediatos y limitados que se brindan a quien lo necesita, debido a un accidente o enfermedad repentina”. Resulta de vital importancia incluir esta materia en el proceso de formación de todo profesional que tiene la responsabilidad en el trabajo con otros, particularmente con niños, como es el caso del docente. Lo que quiero hacer entender es que los docentes somos las primeras personas a las que nuestros alumnos pueden acudir para resolverles problemas tanto físicos como de otro tipo, somos lo que tienen más a mano durante su tiempo que permanecen en el aula, y por lo tanto debemos saber como actuar de forma rápida para disminuir las posibles secuelas que puedan ocasionarles ciertos accidentes o episodios que puedan sufrir, pero en ningún caso nuestra función ha de ser la de reemplazar al personal médico.

Todos los centros deberían tener un protocolo de actuación ante ciertas situaciones graves, con el objetivo de prevenir la agravación del accidente y alertar de la situación. Los profesores recibimos una formación de primeros auxilios cuando aprobamos las oposiciones, pero no es suficiente ya que simplemente son conceptos teóricos pero necesitamos practicarlos, y como he comentado anteriormente deben ser reciclados constantemente. Además en los centros hay multitud de profesores interinos que no han recibido ni siquiera esta formación teórica. Por todo ello, a cualquier docente ante un accidente en sus aulas, le asaltarían muchísimas dudas: ¿qué es lo que hay que hacer?¿cómo puedo ayudar al alumno afectado sin agravar más la situación?¿qué hay que hacer con el resto de alumnado?¿cómo nos pueden ayudar los alumnos de la clase ante esta situación?… Por todo ello nos sentimos impotentes al pensar que puede ocurrir algún accidente en nuestras clases, que en caso de pasar estaríamos deseando que alguien acudiera a ayudarnos, nos angustia la idea de no saber que hacer en esos momentos que se nos harían eternos. En caso de conocer Primeros Auxilios sabríamos como hacer que el entorno sea seguro, como acercarnos a la víctima y activar los recursos asistenciales e iniciar las maniobras adecuadas a la situación que ha provocado la emergencia, atendiéndola hasta la llegada de los servicios sanitarios.

Por todo lo expuesto anteriormente quiero concluir que lo ideal sería que en cada escuela hubiera personal capacitado en primeros auxilios, ya que la primera ayuda en una emergencia o accidente puede marcar una diferencia crucial en la calidad de vida de una persona, víctima de una lesión o enfermedad. Y sobretodo resaltar la responsabilidad que tenemos, como docentes, de actuar de forma correcta ante situaciones de riesgo que pueden afectar a la vida de nuestros alumnos. Toda la comunidad educativa debe tomar conciencia de la importancia de la prevención de accidentes escolares.

Bibliografía:
Ley 31/1995, de 8 de Noviembre de Prevención de Riesgos Laborales. BOE n.º 269, de 10 de Noviembre

AUTORA: MARÍA LUISA GARCÍA MOYA
INSTITUO: IES ALFONSO XIII (LA VALL D´ALBA)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*