La formación profesional del presente y futuro

por | 14 noviembre, 2018

Abstract

La formación profesional está “limpiando” su reputación como los tópicos de que es para gente con menor capacidad de aprendizaje. La formación profesional está reafirmando los pilares de la educación para crear profesionales, no solo en el ámbito nacional, sino en conjunto con los veinticuatro países de la unión europea, para ampliar salidas profesionales y unificar criterios entre los miembros europeos.

En el presente artículo,veremos el crecimiento considerable de matrículas en la formación profesional. Así como tratados u estudios relacionados con el futuro profesional de quien cursa estos ciclos. Comparamos también la formación de ciclos formativos con los estudios universitarios abriendo paso a nuevos artículos.


 Los ciclos formativos en España están cogiendo en las últimas décadas una elevada importancia bien desde el punto de vista formativo o incluso un punto de vista laboral.

Antiguamente a los ciclos formativos solo se derivaban alumnos con dificultades para alcanzar un B.U.P o C.O.U., en la actualidad es mucha la gente que opta por una formación profesional reglada antes que una formación superior por diversas opciones. Una porque se estudia lo que se va a trabajar en el futuro. Dos porque el alumno tiene opción de trabajar en el sector de su formación y determinar si le gusta o está suficientemente capacitado para ese oficio. Y tres, pero no menos importante por el orden de citarlas, es la práctica obtenida bien en las horas de formación práctica que tienen los ciclos formativos o también porque durante el desarrollo de la formación en los centros de trabajo, podrían tener la opción de quedarse en la empresa donde se han formado. Es un gran punto a favor ante una formación superior, ya que el alumno sale de la universidad y si no se especializa mediante masters, carece de experiencia, lo cual es un gran problema en el mercado laboral.

Según cifras y datos establecidos por el Ministerio de Educación y de la formación profesional. Este mismo curso educativo 2018-2019, hay nada más y nada menos que 824.300 matrículas en el régimen no universitario de la formación profesional dentro de los ciento cuarenta ciclos formativos que se ofertan en todo el ámbito español.  Estos datos superan con un 2’5% las matriculas respecto al curso escolar pasado 2017-2018. Resaltando así los datos positivos que se tienen en este tipo de educación.

De los alumnos matriculados en la formación profesional; 408.610 de alumnos pertenecen a grados superiores, suponiendo un 49’5% del total de matrículas, siendo un 3’8% de aumento de matrículas para este ciclo. 342.281 del total de alumnos matriculados, son de ciclos formativos de grados medio, suponiendo un 41’5% del curso escolar, solo un 0’9% de aumento para los alumnos de este nivel académico. Para los alumnos de formación profesional básica con estudios obligatorios. Hay  73.742 matrículas a fechas de inicio de curso, restando un 8’9% del cálculo total de estudiantes de la formación profesional en España. Teniendo un generoso 2’1% mayor que el curso pasado. Y eso que hay que tener en cuenta que para esta etapa formativa se estipula un máximo de quince alumnos por curso, siendo una dificultad añadida al aumento de matriculaciones.

Como se puede observar, el gran crecimiento está en el grado superior. Viniendo alumnos  de ciclos formativos de grado medio o bachilleratos. Así como algunas titulaciones equivalentes. Determinando que un alumno con buenos conocimientos teóricos opta a cursar un ciclo formativo ante el alto coste y sacrificio que suponen realizar una carrera universitaria y una vez finalizada, la dificultad que conlleva encontrar trabajo y más en la situación económica actual.

Otro dato favorable e irrefutable porque estos datos no se pueden manipular, es la disminución del abandono escolar a temprana edad. Así la formación profesional actual, abre las puertas a alumnos que no puedan cursas una etapa de la educación secundaria obligatoria con la formación profesional básica. Como alumnos con gran talento que opten por una formación profesional o incluso que estos ciclos formativos los empleen para impulsarse a posteriori para realizar una carrera universitaria.

Según un estudio elaborado en la universidad autónoma de Barcelona, gracias a la información que el Instituto Nacional de Estadísticas(INE) a publicado mediante el análisis de los datos. Sobre la evolución y los profundos desafíos a los que se enfrenta la sociedad.


“El estudio Índice ManpowerGroup No. 50.El Futuro del Empleo Parte I y II: El impacto de la transformación productiva y la revolución demográfica en la creación de empleo 2017-2026”

Determina que la formación profesional tendrá un aumento considerado de salidas profesionales, sobretodo en el sector servicios y mayores de cincuenta años por la alta tasa de hombres y mujeres de estas edades.

El estudio, revela que los alumnos con estudios de grado superior serán los más buscados por las empresas en el 2026. Los 2’3 de los 2’6 millones de trabajadores, deberán tener una formación reglada para ocupar su puesto de trabajo. Bien sea por la Universidad o por los ciclos formativos.  De estos números citados, en los próximos ocho años. Los 1’1 millones de ocupantes formados serán para el sector de justicia, ciencias, salud e investigación sobre las nuevas tecnologías.

Por el otro lado, tendremos una bajada considerable de alumnos no formados, con un nivel relativamente bajo.

Por ello la importancia y/o la necesidad para realizar o educar nuevos talentos, ante un futuro laboral muy exigente para el empleo. Aunque las empresas tengan un papel importantísimo en el  perfeccionamiento del aprendizaje continuo. En la actualidad, son muchas las empresas que también optan por la formación interna de sus empleados, para poder crear formación y desarrollo de conocimientos. Descubrir o abrir el talento de sus operarios, también estar abierto a entradas nuevas de nuevos talentos y seguir desarrollando la carrera profesional de los diferentes puestos de trabajo, tanto dentro como fuera de la empresa.

Dentro de este estudio, también se hace eco la importancia de la baja natalidad que sufre el país. En los años del periodo del estudio se comprenderá la importancia de los trabajadores con edades comprendidas entre los 16 y los 39 años de edad. Serán el motor de la economía. Pero también se deberá de prestar especial atención a los trabajadores de entre cuarenta y cincuenta años. Que serán gran mayoría de operarios.

La formación profesional no solo se trata a nivel nacional, sino que se estudian en el marco europeo. Entre muchos otros gracias al INCUAL (Instituto nacional de cualificaciones), un alumno con una titulación dentro de su comunidad autónoma. En la actualidad, gracias a la unificación de cualidades profesionales, podrá trabajar a nivel nacional e incluso dentro del marco europeo e incluso de realizar algún estudio superior, le puede convalidar créditos o módulos. El estado español en conjunto con los miembros del consejo Europeo de Educación. Trabajan para fomentar la formación profesional en los jóvenes. Por ello crearon una red europea de garantía de calidad para la formación profesional (ENQA-VET), además de unificar criterios con el fin de mejorar la situación laboral de los estudiantes europeos, mejora las cualidades formativas de los diferentes centros educativos.

Un ejemplo claro de unificación entre los 24 países de la unión europea es  también; el Comunicado de Brujas (en Educación y formación 2020). Proponiendo unos objetivos o desafíos hasta el 2020 de:

– La tendencia hacia la formación académica profesional. Sobre todo para los nuevos alumnos jóvenes o para el perfeccionamiento del aprendizaje a través de los sectores de la educación superior.

– Una formación al docente para poder satisfacer las necesidades o cubrir las actualizaciones de las nuevas tendencias.

– Una supervisión, creación o modificación continua de los diferentes títulos de la formación profesional, priorizando los sectores emergentes para dar servició y formación a los diferentes matriculados.

– La amnistía entre las empresas, revindicando una formación y unos alumnos formados, así como la introducción a la vida laboral.

– La convalidación de los criterios de aprendizaje adquiridos en cualquier centro, ciudad o país. Para dar posibilidades laborales a cualquier miembro de la unión europea.

El principal objetivo que se plantea o se trata sobre la educación en la comunidad europea, es hacer una formación profesional más llamativa para captar a los jóvenes. Que no solo sea para alumnos que no lleguen a los objetivos de otras formaciones. Mediante la mejora de la calidad de enseñanzas que hemos comentado anteriormente y también con la ayuda del país para tener mayor número de puestos de trabajo y los empresarios que estén dispuestos a contratar nuevos operarios. Estos objetivos la Comisión Europea, está incentivando la investigación e innovación en materia educativa para formación profesional, así como el fruto de ello. Se están llevando a cabo varios proyectos de investigación en este ámbito, para obtener mayores resultados en matrículas y en profesionales ocupados en cada sector.

Sin menos preciar a los estudios superiores. Se ha repetido tanto la frase de “quien no vale para la universidad, que estudie ciclos formativos”, que se debe de luchar tanto para limpiar el nombre de la formación profesional que se están tomando medidas drásticas ante docentes, como centros. Muchos países nórdicos del marco europeo, se asombrarían al escuchar esta frase tan popularizada por las antiguas enseñanzas. En especial; Alemania, es donde nació el sistema educativo de la formación profesional que se imparte en la actualidad en todos los centros españoles.

Mediante numerosos estudios y un futuro artículo, veremos que los alumnos titulados universitarios, no tienen gran diferencia de beneficios ante la búsqueda de un puesto de trabajo, ante alumnos técnicos superiores de la formación profesional. Por la carencia que tienen los universitarios ante la materia práctica. De ahí que gran parte de los titulados universitarios, están obligados a realizar masters de perfeccionamiento (básicamente es una formación teórico-práctica como la formación profesional) e incluso cursar un ciclo formativo superior de la misma familia profesional, para poder certificar dicha práctica formativa. Este segundo caso, además de fomentar el estudio de los ciclos formativos, suele ser mucho más económico que un master. Con dos años de formación, opción a realizar trabajos en un centro de trabajo real, pero en menor grado de formación, respecto a la titulación universitaria.

Para tener una mayor formación práctica existe la opción de un proyecto novedoso, que es la nueva formación profesional dual, que pretende que los alumnos compaginen de una forma mucho más compensada el aprendizaje en el aula con el aprendizaje de un oficio en una empresa, mediante un puesto de trabajo, con una duración de dos años (dependiendo de cada comunidad y/o centro educativo, la distribución de la formación) que se cursa cada ciclo. Permitiendo que los alumnos realicen una entrada más formada  al mundo laboral con muchas más prácticas y de esta manera tengan más facilidades para incorporarse posteriormente a un puesto de trabajo de su área o especialidad.

Bibliografía o webgrafia

https://www.mecd.gob.es (donde se han obtenido los datos de matriculación).

https://www.todofp.es (donde está toda la información relacionada en los ciclos formativos, por comunidades dentro del estado y toda la información de normativas europeas que afectan a la educación de la formación profesional).

https://www.uab.cat (Universidad autónoma de Barcelona)

https://www.ine.es (Instituto Nacional de Estadísticas)

https://www.incual.mecd.es  entrar y acceder a cualificaciones (Instituto nacional de cualificaciones.

Vicente Serra Pla

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.