Mejorar las destrezas orales en el aula de inglés.

por | 6 junio, 2017

Hoy en día, el inglés es una herramienta más para poder desenvolverse en la sociedad globalizada en la que vivimos. Alcanzar la máxima competencia lingüística en dicho idioma es uno de nuestros objetivos principales en la enseñanza de este segundo lenguaje.  Por ello, saber defenderse tanto a nivel oral como escrito es una de nuestras prioridades en Primaria en las sesiones de lengua extranjera (inglés).

Sin embargo, trabajar las destrezas orales dentro del aula es una tarea complicada debido a diversos motivos:

  • El alto número de niños y niñas por aula hace que sea difícil el plantear actividades donde todos puedan tener tiempo para poder intervenir oralmente.
  • Es en contadas ocasiones cuando encontramos situaciones en nuestra vida diaria donde necesitamos el idioma extranjero por lo que encontrar un objetivo cercano a nuestros alumnos para aprenderlo puede ser complicado.
  • Nuestros alumnos en nuestras aulas carecen de una inmersión lingüística. Fue a partir de la implantación de la LOGSE cuando se empezó a valorar el aprendizaje de un idioma, además de la lengua materna, en las escuelas. El número de horas lectivas con las que el alumnado cuenta está aumentando sustancialmente pero no lo suficiente como para alcanzar la deseada inmersión.
  • En la mayoría de los casos, nuestro alumnado no tiene posibilidad de seguir practicando este idioma fuera del aula, lo que impide que la motivación por el aprendizaje sea la deseada.

 

Una vez planteados los principales problemas que encuentro en la actual enseñanza de un idioma extranjero, voy a intentar plantear una manera práctica que nos puede ayudar en nuestro día a día en el aula:

Para mejorar las destrezas orales en nuestro alumnado, el primer paso debe de ser una exposición constante al idioma extranjero  durante las sesiones para que se acostumbren a la pronunciación, entonación, adquieran nuevo vocabulario, etc.

Una buena y motivante técnica para ellos son las actividades Total Physical Response (TPR)  que consisten como Mary Slattery y Jane Willis (2009,p. 24) proponen en proveer a los niños y niñas con instrucciones que tienen que responder mediante la realización de alguna actividad física.

 

Para que la actividad funcione, tenemos que decirle al alumnado lo que tiene que hacer de manera clara y utilizando una pronunciación natural. Además, debemos de ayudarles con gestos o realizando nosotros también esas acciones.  “Follow the leader” or “Simon says” son buenas actividades TPR.

Una vez que han adquirido unas nociones básicas en cuento a comprensión oral se refiere, el siguiente paso consiste en que pronuncien algunas palabras, comenzando con la repetición para pasar, más tarde, a la producción autónoma y espontánea.

Para que esta producción oral tenga lugar, tenemos que dejarle muy claro qué esperamos de ellos, tenemos que animarles en todo momento, reforzar cualquier intento que hagan y proporcionarles una serie de expresiones en las que se pueden apoyar, en caso de tener problemas, tal y como Mary Slatter y Jane Willis (2009, p. 54) afirman.

Las canciones, rimas, adivinanzas o incluso cuentos son buenas herramientas para que esta “producción” inicial tenga lugar.

Una vez superados estos pasos, el siguiente consiste en producir de manera más libre y autónoma expresiones o enunciados en inglés. Para ello, nosotros como docentes tenemos que utilizar en gran medida la lengua extranjera para que tengan ejemplos en los que apoyarse, ayudarles redirigiendo su mensaje si notamos que han perdido el hilo comunicativo o que necesitan de nuestro apoyo, reforzarles intentando hacerles ver que lo que están diciendo es mucho más importante que nuestra corrección y proponerles actividades divertidas y activas donde ellos sean los protagonistas indiscutibles tanto del proceso como de la producción final.

Una vez propuestos los pasos que he intentado seguir este curso escolar con el alumnado del 2º curso de Educación Primaria, me gustaría compartir aquí una actividad que he llevado a cabo con ellos durante el mes de Mayo donde, creo, que han podido desarrollar no solo sus habilidades orales pero también las escritas.

Coincidiendo con uno de nuestros temas del libro trabajo a lo largo del curso, las enfermedades en inglés, y a petición de un alumno, un buen día decidimos abrir nuestro propio hospital en clase.

Para ello, los alumnos y alumnas investigaron con mi ayuda cómo se decían en inglés los distintos utensilios que un doctor necesita, los principales medicamentos que nos recetan y las posibles enfermedades más comunes que nos afectan.

Toda esta investigación fue anotada en una hoja que llevamos a casa pidiendo la colaboración de las familias, que poco a poco fueron aportando material y que fuimos presentando en clase para posteriormente etiquetarlo con su nombre y añadirlo a nuestro hospital.

Mientras íbamos recibiendo todo este material, entre todos fuimos creando nuestra posible conversación con el doctor. Del mismo modo que hicimos con los objetos, investigamos con ayuda de internet cómo estas citas médicas tienen lugar en países de habla inglesa visionando vídeos y buscando documentos, y creamos nuestra propia conversación que, poco a poco, la gran mayoría de los niños y niñas han interiorizado sin problema.

Para darle más emoción a la actividad, les planteé antes de abrir nuestro hospital que cada paciente debería de coger una tarjeta del sobre donde allí se les proponía una enfermedad (resfriado, dolor de cabeza, esguince, alergia, tos, etc.) que el doctor tenía que tratar de adivinar a través de preguntas en inglés y recetarle lo más adecuado en cada caso.

Cuando tuvimos todo preparado y todos habíamos entendido la actividad, llevamos a cabo el role play  por parejas que todos disfrutaron mucho y el cual están deseando volver a realizar.

Cabe destacar, que su motivación se ha visto incrementada por el uso de material real que ellos mismos han ido aportando en colaboración con sus familias. La actividad ha sido un éxito y ya han comenzado a producir mensajes orales en inglés mucho más allá de la repetición de expresiones aisladas o canciones.

Bibliografía

  • Slattery, M. y Willis, J. (2009). English for Primary Teachers. Oxford.

Nuria Loscos Pablo

C.P. José Camón Aznar (Zaragoza)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.