Choosing the best flier

por | 24 abril, 2018

INTRODUCCIÓN

Durante el mes de febrero de este año 2018 desarrollé con mis alumnos de 1º ESO una actividad dentro de una de las unidades didácticas del trimestre relacionada con la asignatura de inglés. A dicha actividad la llamé: Choosing the best flier (Elegimos el mejor folleto). Para ello, nos basamos en el petal debate, una de las técnicas del trabajo colaborativo. La idea era elegir entre todos los folletos que los alumnos habían elaborado sobre un parque temático, parque de atracciones/ ocio o parque de aventura el mejor de ellos. Cada alumno iría aportando su punto de vista hasta llegar a un acuerdo grupal entre toda la clase.

OBJETIVOS

¿Qué quería conseguir con este trabajo? Los objetivos eran los siguientes:

  • Elaborar un folleto siguiendo las directrices del profesor en cuanto a forma y contenido.
  • Usar la imaginación y crear un parque temático, un parque de atracciones/ocio o un parque de aventura con todo tipo de información.
  • Usar de manera correcta los contenidos gramaticales y vocabulario de la unidad que estábamos estudiando en ese momento: medios de trasporte, adjetivos relacionados con el riesgo, adjetivos en grado comparativo y adjetivos en grado superlativo.
  • Elaborar los folletos con esmero, a mano, sin usar el ordenador y no haciendo uso de imágenes de revistas, teniendo en cuenta que luego iban a ser sometidos a votación.
  • Cumplir el plazo establecido para la entrega de dichos folletos.
  • Mantener el anonimato y no desvelar a los compañeros información sobre el nombre de los autores.
  • Saber trabajar en equipo, aportando ideas, respetando tanto el turno de palabra como la opinión de los compañeros.
  • Saber llegar a un acuerdo entre un grupo numeroso.

DESARROLLO

Durante la unidad didáctica número 4 del libro de inglés, titulada Extreme, los alumnos de 1 ESO tenían que estudiar los adjetivos en grado comparativo y superlativo como punto gramatical. Con respecto al vocabulario, estaban conociendo nuevos adjetivos relacionados con deportes de aventura y medios de transporte.

Tras explicar la gramática y realizar las actividades pertinentes, propuse a mis alumnos, como final task, realizar un trabajo colaborativo entre todos los chicos de la clase. Ellos, por supuesto, aceptaron encantados, ya que les suele gustar todo este tipo de actividades que implica trabajar en grupos, y están verdaderamente dispuestos a participar de manera activa.

Lo primero que debían hacer era elaborar en casa un folleto a modo de publicidad (un flier), anunciando un parque de atracciones, un parque temático/ocio o un parque de aventuras. El folleto, tamaño cuartilla, debía ser lo más llamativo posible. Debía estar hecho a mano y no podían pegar fotografías ni hacerlo por ordenador. En dichos folletos y, usando un diseño propio, debían añadir toda la información necesaria: ubicación del parque, horario de apertura y cierre, tarifas, descuentos y / o promociones, medios de transporte para llegar hasta el parque, tarifas de dichos transportes etc. Un dato importante que les comenté es que el folleto debía ser anónimo, puesto que después íbamos a someterlos a votación y no quería que votaran al “amigo”,  sino que votaran al trabajo mejor hecho.

Les dejé dos semanas exactamente  para que lo elaborasen y el día 14 de febrero fue el único día para su entrega. Al dármelos, les anotaba en la esquina un código numérico o letras que luego añadía en el listado de clase al lado de su nombre y apellidos con el fin de saber posteriormente a quién pertenecía cada folleto.

He de reconocer la calidad de los folletos. Los niños cuidaron cada detalle, supieron seguir a la perfección las indicaciones, tanto en cuanto a forma como a contenido. Presentaron unos folletos muy bien elaborados, algunos incluso plastificados y, tal como les dije, todo de su puño y letra. Los fui recogiendo dicho día. Llamaba a los alumnos  y, de uno en uno, iban acercándose a mi mesa para entregarme el folleto, que muy bien llevaban guardado para que los demás compañeros no los pudiesen ver.

La votación tuvo lugar la semana siguiente. Agrupé y mezclé todos los fliers. Presentaron un total de 25 cuartillas. Era imposible saber el autor de cada uno, ya que no tenían nombre, sino un código. De todas formas, insistí a los alumnos en la importancia de la discreción y que no desvelasen información sobre la autoría de los folletos.

El sistema que se usó para la elección del mejor folleto está basado en una de las técnicas del aprendizaje colaborativo, programa que se ha desarrollado en mi instituto durante el curso pasado, dentro del Programa Carma, y que tuvo muy buena respuesta por parte de los alumnos. Pues bien, haciendo un guiño a dicho aprendizaje, decidí hacer la votación siguiendo una de sus técnicas: petal debate (debate en forma de pétalo).

Lo primero que hicimos fue dividir la clase en cinco grupos. Cada grupo estaría formado por un ambassador (portavoz) y cuatro miembros más (los pétalos). Para la votación, cada grupo contaba con un documento con el código de cada uno de los folletos. Entre los cinco alumnos tenían que calificar los fliers teniendo en cuenta estas categorías: mejor diseño, mejor información, mejor idea, mejor gramática y mejor letra (considerando que todos los folletos estaban hechos a mano.) Si consideraban que un folleto cumplía con una de las categorías, debían poner una X debajo de cada casilla y al final sumar el número de X para obtener la puntuación total. Para ello tenían un tiempo limitado (no más de cuatro minutos para examinar cada cuartilla). Al concluir dicho tiempo, los propios alumnos iban pasando el folleto al grupo más cercano hasta que todos hubieran sido calificados. Según discutían, yo me acercaba a ellos y los oía dialogar y llegar a un posible acuerdo. Les animaba a usar la lengua inglesa, por supuesto.

Cuando acabaron de calificar todos los folletos, pusimos en común sus valoraciones. Los cinco ambassadors se sentaron frente al resto de los alumnos y dijeron en voz alta, una vez que hubieron contado las X, cual era para ellos y sus respectivos grupos el mejor folleto. Cuatro de los cinco ambassadors coincidieron en el mismo: el folleto con el código letra I era el mejor. En cambio, el ambassador del otro grupo consideraba que para él y su grupo el mejor folleto era el que tenía por código la letra H.

La siguiente tarea que tenían los ambassadors que habían coincidió en su elección era reunirse de nuevo con el resto de sus miembros e intentar recopilar la información necesaria para que el quinto ambassador y sus pétalos cambiaran de decisión. Los cuatro ambassadors volvieron a juntarse y trasladaron la información recabada en sus respectivos grupos: Creemos que el folleto con el código I aporta mucha más información que el folleto H.

El quinto ambassador  escuchó la razón por la cual el flier I debería ser el ganador y, tras consensuarlo con el resto de los miembros de su grupo, rectificaron su elección y eligieron, por tanto, al folleto con el código I como el best flier.

El método petal debate había triunfado. Se había extraído una decisión común entre los alumnos y todos estaban de acuerdo con el veredicto final.

Con el folleto ganador realizamos una nueva actividad. Ya que en la sección practical English los alumnos tenían que pedir información sobre viajes, hicimos uso de Play Land Park. La alumna ganadora actuaba de recepcionista y respondía a las preguntas que los demás compañeros le hacían sobre precios, horarios etc.

                                                   

CONCLUSIÓN

Esta experiencia fue muy enriquecedora para todos los alumnos de 1 ESO, no solamente para la ganadora, una chica, que hasta el último momento había mantenido su anonimato. Los niños estaban muy contentos porque, tal y como me dijeron, parecían que todos eran triunfadores, ya que el ganador real había sido el folleto que ellos mismos habían elegido y prácticamente se olvidaron de que sus propios trabajos también estaban siendo sometidos a votación.

Los niños aprovecharon para trabajar en equipo, para saber dialogar, discutir, exponer sus puntos de vista con respeto y oyendo al compañero. Asimismo, aprovecharon para hacer un uso del inglés de una manera amena y distendida.

La alumna ganadora dio las gracias a sus compañeros por haber elegido su folleto y la niña cuyo flier quedó en segundo lugar felicitó a la ganadora, le expresó su admiración por su folleto y aseguró en que ella también estaba de acuerdo en que fuera el de la otra niña y no el suyo el ganador,  ya que reconocía que el otro aportaba mucha más información.

Yo también acabé muy contenta con los resultados porque observé mucha participación por parte de los niños, un gran compañerismo ente ellos y esto es algo que siempre agrada ver, sobre todo en los más pequeños. ¡Que sigan creciendo y madurando con esos valores tan importantes!

BIBLIOGRAFÍA

Carma-project.eu. (2018). CARMA Project – Carma Project. [online] Available at: http://carma-project.eu/?lang=es [Accessed 08 Apr. 2018].

 

ANA ROCÍO LUCAS VICENTE. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.