Trabajamos la lecto-escritura a través de la música

por | 24 enero, 2018

Como Bruno Bettelheim y Karen Zelan (2015, págs.55 y 56) afirman saber leer y escribir es de gran utilidad práctica en nuestra sociedad y en todo el mundo. Así mismo mantienen que lo que se necesita para hacer que el niño desee comenzar este proceso es el conocimiento de su utilidad práctica, de saber que le abrirá ante él un mundo de experiencias maravillosas, despojarse de su ignorancia, comprender el mundo y ser dueño de su destino.

Además, Ribera, Villagrasa y López Jiménez (2015, pág. 17) proponen que para hacer uso de la escritura de forma eficaz, los aprendices tienen que llegar a conocer su funcionamiento, cómo lo utilizan los miembros de su comunidad cultural. Así, han de llegar a comprender cuándo, cómo y por qué las personas se valen de la escritura para comunicarse y también cómo es y cómo funciona el sistema alfabético de escritura.

Gran parte de la responsabilidad de todo este proceso, sin ninguna duda,  recae sobre el sistema educativo y de cómo afrontemos el camino en nuestras aulas ya que como Roca I Baro establece (1993, págs. 15 y 16), el éxito o el fracaso de la práctica educativa depende en gran medida de la adecuación de la tarea didáctica a las características de cada etapa evolutiva, a sus posibilidades y limitaciones. Por ello, importa conocer muy bien cuáles son los rasgos que caracterizan cada etapa o período.

Una vez conocidas las características del alumnado ante el que nos enfrentamos, debemos crear en el niño la necesidad de aprender ya que aprender requiere sobretodo que el sujeto quiera aprender. Porque solo así estará dispuesto a aportar el esfuerzo que todo aprendizaje requiere. Una propuesta posee fuerza motivadora, según Roca I Baro, cuando:

  • Sirve para la satisfacción de necesidades inmediatas.
  • Está provista de sentido, es decir, el niño conoce su razón de ser y su finalidad.
  • Contiene algún elemento impactante o atípico que atrae la atención.
  • Conecta con el mundo infantil: fantasía, imaginación, dinamismo, sentido lúdico, magia…
  • Se adecua al nivel de comprensión del alumno.
  • Concede un margen de libertad y autonomía suficiente para permitir al niño poner en marcha sus propias iniciativas para tener ideas maravillosas y experimentarlas.

Por tanto, debemos de presentar las actividades de aprendizaje en forma lúdica y el juego es la más genuina manifestación de la actividad infantil cuya fuerza motivadora es un recurso de primer orden para conseguir el interés, condición necesaria para que se dé el aprendizaje.

Roca I Baro también afirma que el papel del docente en esta tarea es el de animador, guía  y regulador del proceso. Desde esta perspectiva debe crear estrategias y provocar situaciones que el sujeto perciba como conflicto o problema a resolver y propiciar la búsqueda de soluciones y el descubrimiento de respuestas a los interrogantes y contradicciones provocados.

La mente se pone en acción ante una situación que desborda el repertorio de respuestas habituales del sujeto. Por tanto, la propuesta debe provocar un desajuste que exija un proceso de destrucción- construcción intelectual.

La propuesta que más tarde desarrollaré, además de crear dicho desajuste presentando un problema que motive a mi alumnado,  está enmarcada en el aprendizaje basado en proyectos que, como Bermejo y Ballesteros proponen (2011, pág. 170) presenta a los niños los contenidos de manera globalizada, configurándose como uno de los métodos más completos de la enseñanza activa.

El proyecto es un plan de trabajo emprendido por un grupo de alumnos con el fin de resolver un problema de la vida real en el que están interesados y que consiste en hacer algo para solucionar un problema determinado partiendo de los intereses y motivaciones, necesidades, dudas, etc. de los alumnos desde las ideas concebidas del grupo- clase.

Una vez planteada la línea teórica general de mi propuesta, voy a comenzar con el desarrollo de la misma. La actividad se va a llamarLet’ssing! (¡Cantemos!) ya que se llevó a cabo en mis clases de inglés en 3º de Educ. Infantil enmarcada dentro del proyecto musical que estábamos desarrollando dentro del aula.

Objetivos principales

Desarrollar diferentes formas de expresarse por ellos mismos utilizando la lengua inglesa como un medio de comunicación.

Utilizar la música como un elemento motivador para ellos mientras trabajar “materias” del currículo como Arte, Literatura, Matemáticas, etc.

Satisfacer la necesidad de mi alumnado de aprender mientras se divierten desarrollando diferentes actividades.

Descripción de la actividad

Una vez que el Proyecto ha comenzado y el nuevo rincón musical se ha creado, los alumnos y alumnas van a traer instrumentos de casa para poder practicar la nueva canción que estamos ensayando en clase (“I am the music man”):

A continuación, se introduce el pack de trabajo con un problema a resolver por ellos mismos en la asamblea:

En el pack podemos encontrar un mp3 con canciones y el libro musical del Music Man con las imágenes de todas las canciones que hemos ido aprendiendo a lo largo del curso pero con un pequeño problema: hemos perdido la letra de estas canciones y, por tanto, el Music Man no las va a poder cantar hasta que nosotros no le brindemos nuestra ayuda.

Para ello, en el pack también contamos con una hojas de colores donde vamos a ser nosotros mismos los que anotemos la letra de las canciones al mismo tiempo que las escuchamos a través del mp3.

Con el pack y el problema presentado y entendido, pasaremos a explicar más en profundidad el método de trabajo:

 

En grupos de 4 personas, un niño va a cantar una de las canciones que escucha a través del mp3. El resto de alumnos del grupo tienen que adivinar de qué canción se trata con la ayuda del libro del Music Man al mismo tiempo que escriben en sus hojas de colores la letra del trocito de canción del niño “cantante”.

De esta  manera construimos un nuevo libro de canciones con las letras escritas por nosotros de una manera lúdica, activa  y colaborativa porque los 4 miembros del equipo se deben de ayudar los unos a los otros.

Cuando hayan terminado con la primera canción, el cantante dejará el mp3 a otro miembro de su equipo para que así los 4 miembros cumplan ambas funciones.

Problemas que podemos encontrar

Esta actividad requiere un ambiente tranquilo y silencioso para poder escuchar bien las canciones, que a veces es difícil de encontrar en un aula de Educación Infantil

El uso del mp3 hace que no puedan manejarse con autonomía sobre todo al principio del proceso por lo que requieren mucha atención por parte de la maestra.

Beneficios de la propuesta

Esta actividad hace que el alumnado en su totalidad se sienta muy orgulloso de la gran cantidad de canciones que se saben y de todo lo que son capaces de escribir en inglés.

Comparten momentos muy divertidos intentando adivinar de qué canción se trata.

Están iniciando y desarrollando el proceso de lecto- escritura de manera motivante.

Les encanta cantar y bailar estas canciones todo el rato por lo que es una actividad que merece mucho la pena.

Bibliografía

  • Bettelheim y Zelam (2015). Aprender a Leer. Editorial Planeta.
  • Ribera, Villagrasa, López Jiménez. (2015) La escritura: Cómo conseguir un buen grafismo. Editorial Graó.
  • Roca I Baro (1993). Método Lectocolor. Aprendizaje de la lectoescritura teoría y práctica. Editorial CEPE, S. A.
  • Bermejo y Ballesteros (2011). Manual de didáctica general para maestros de Educ. Infantil y de Primaria. Editorial Anaya.

Nuria Loscos Pablos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*