La importancia del lenguaje en los niños y niñas

FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

El lenguaje es el instrumento de comunicación más importante que poseemos los seres humanos ya que es el principal medio de información y transmisión de la cultura y por ello su adecuado desarrollo es fundamental en la estructuración del pensamiento y la acción del niño.

A la hora de la estimulación los especialistas de audición y lenguaje organizan el lenguaje en sus tres dimensiones:

  • USO: se refiere a distintas funciones del lenguaje como expresar sentimientos, dar explicaciones, etc.
  • CONTENIDO: referido al vocabulario, aquellas palabras que usamos y comprendemos.
  • FORMA: articulación correcta de todos los sonidos del habla y la organización de las palabras en la frase.

El lenguaje ha sido desde siempre una de las grandes preocupaciones, pero a pesar de ello puede decirse también que uno de los ámbitos más olvidados, porque las actuaciones siempre se han dirigido a intervenir cuando el problema era evidente y no en la prevención de los mismos.

El desarrollo del lenguaje supone un proceso complejo de trabajo por parte del niño, que precisa al mismo tiempo de la estimulación del entorno. El lenguaje tiene una estructura que le es propia y que es la clave de la estructuración del pensamiento, como consecuencia de nuestra acción; y en el desarrollo de nuestro alumnado pueden influir considerablemente las dificultades o carencias que tenga en el lenguaje. Una habitual preocupación de los padres se centra en la pronunciación de sus hijos. Cuando el niño habla poco, no se expresa con facilidad, parece que no comprende o al hablar no se le entiende, los padres y educadores tendemos a angustiarnos y no saber cómo hablarles y qué pueden o deben hacer en dicha situación.

En los niños la capacidad de comunicarse se desarrolla poco a poco, y es importante recordar que cada niño y niña se desarrolla a su propio ritmo y a su manera. Hay cinco niveles por los que los niños pasan para aprender el proceso de comunicación.

Darnos cuenta del nivel de desarrollo en que están nuestro alumnado nos ayudará a reconocer y a aceptar la forma en cómo se están comunicando para poder ayudarles a avanzar. En la etapa de Educación Infantil los niños deben encontrarse en el nivel V, es decir, cuando son capaces de combinar tres o más palabras en oraciones.

Con el propósito de fomentar el aprendizaje significativo del alumno, planteo en este artículo orientaciones básicas para considera en el desarrollo del lenguaje.

Como he explicado anteriormente, el lenguaje y su adquisición siguen un proceso evolutivo con su propio ritmo y curso el cual no es igual en todos los niños y niñas. A su vez conviene ofrecer unos modelos correctos de pronunciación tanto con los padres y familia como educadores. En esa articulación interviene el oído, las respiración, el soplo, y la movilidad de los órganos bucofonatorios (lengua, labios, paladar…).

A los profesionales de la educación sobre todo en edades tempranas tenemos que trabajar el lenguaje de los niños de manera lúdica y divertida. Para ello adjunto las siguientes orientaciones para trabajar en el colegio y en casa el lenguaje de nuestro alumnado.

A los padres se les aconseja:

  • Que favorezcan las intervenciones del niño y la niña evitando en lo posible conductas directivas y que ajusten sus actuaciones en funciones de las necesidades e intereses del niño.
  • Que su lenguaje se adapte a su hijo, hablándole correctamente y repitiendo lo dicho si es necesario, respetando el turno de palabra y utilizando gestos para facilitar su comprensión.
  • Los padres siempre utilizaran frases correctas y simples, deben atender y escuchar antes de hablar a su hijo, sobre todo, deben tomar una actitud positiva frente a este, de manera que perciba que los que trabajan con él, ya sean maestros, familiares, padres, se alegran de sus progresos y le felicitan, sin atosigar y controlando cualquier actitud negativa y angustiosa ante el lenguaje que presenta el niño.
  • Debemos hablar de forma clara, a menudo y haciéndole preguntas, siempre poniéndonos a su altura y mirándolo directamente a los ojos.
  • Siempre evitaremos las riñas y las correcciones “esto no se dice”, en su lugar repetiremos la frase bien dicha. Y siempre debemos premiar cualquier logro que consiga.

Como posibles actividades y juegos se proponen:

Leer cuentos y hablad de las imágenes que van surgiendo, vivenciar la historia poniendo diferentes voces a los personajes, jugar al veo-veo, jugar a imitar sonidos del entorno, animales o personas, fomentar el juego simbólico e imaginativo, reproducir onomatopeyas, utilizar preguntas abiertas, proporcionar situaciones para contar lo que ha hecho, lo que piensa, lo que siente, para que pueda expresar sus inquietudes. También jugar a inventarse historias con marionetas, jugar a adivinar objetos diciéndoles sus características, mirad revistas y cuentos y que nos diga los nombres de los objetos que aparecen en las imágenes, enseñarles canciones, adivinanzas, refranes…pero principalmente hay que elegir actividades que para vuestro hijo e hija sean motivadoras y atrayentes para así potenciar su lenguaje espontáneo.

Las nuevas tecnologías de la información y comunicaciones, o lo que conocemos por TIC, es actualmente una herramienta fundamental y de uso práctico en la intervención logopédica ya que tiene un uso lúdico y es de especial interés por parte de los niños y niña. Asimismo, permite personalizar los ejercicios ofreciendo una gran cantidad de opciones adaptadas a las distintas problemáticas.

También podemos introducirles estrategias que faciliten la comunicación de los niños y niñas. Estas estrategias ayudan a todos en su lenguaje y son muy eficaces. Aplicaremos los siguientes pasos:

  • Espera programada: trataremos de esperar de forma natural a que los niños nos miren y cuando ocurra nos enganchamos en su conversación.
  • Escucha activa: esperaremos a que los niños y niñas nos den su explicación.
  • Modelado: le daremos el modelo correcto de las palabras que van expresando.
  • Expansión de frases: se trata de recoger los enunciados que los niños y niñas nos dan y se las devolveremos incorporando alguna palabra nueva. Con este método les ayudaremos a expandirlas.
  • Dejar enunciados en suspense, es decir sin acabar, para que sean ellos y ellas las que los terminen.
  • Y por último, nos apoyaremos gestos de pronunciación para visualizar el punto de articulación de los sonidos.

Una de las tareas en las que el especialista del aula de audición y lenguaje y el tutor deben estar coordinados es en Educación Infantil, cuando a modo de tarea preventiva o de estimulación temprana del lenguaje, se planteen algunas tareas de evaluación o diagnóstico a nivel de grupo y, en ocasiones, hasta posibles programas de intervención grupales. La relación entre el tutor del alumnado y el especialista de audición y lenguaje debe ser sistemática y periódica, además de recogerse en un documento en el cual se planteen las actuaciones y adaptaciones necesarias.
Cuando los problemas o trastornos que afectan al lenguaje y a la comunicación son más graves, como es el caso de los niños TEA, caracterizados por alteraciones graves de desarrollo, la orientación e intervención familiar debe ser más cercana y profunda.

Referencias bibliográficas

  • Arriaza Mayas, Juan Carlos (2006) Cuentos para hablar y aprender.
    Ed.CEPE, S.L. General Pardiñas, 95. 28006 Madrid.
  • Bustoa Sánchez, Inés. Discriminación auditiva y logopedia. Ed: Ciencias de la educación preescolar y especial. General Pardiñas. Madrid.

Referencias de figuras

Mª José Honrubia Tolosa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.