La asertividad

      No hay comentarios en La asertividad
FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

¿Qué es la asertividad?

“La asertividad es una habilidad social y comunicativa que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás”.

Asertividad,2019

Ser asertivo es la forma de comunicación intermedia entre ser agresivo y ser pasivo. Expresarnos de una manera agresiva puede ocasionarnos conflictos de todo tipo, y en el otro extremo expresarnos de forma pasiva indica dudas y poca confianza en nosotros mismos, lo que puede llevar a que los demás no tengan en cuenta nuestras opiniones o intenten manipularnos.

Al utilizar la asertividad en nuestras relaciones personales, podremos expresar nuestros deseos y opiniones, al tiempo que respetamos las necesidades de los demás, lo que nos dará más probabilidades de conseguir lo que queremos y merecemos.

 Aprender a comunicarnos de manera asertiva tiene muchos beneficios:

  • Una comunicación fuerte y eficaz.
  • Confianza.
  • Aumenta la autoestima.
  • Reduce el estrés.
  • Permite la resolución de conflictos.
  • La sensación de ser ignorado o coaccionada se sustituye por la sensación de ser comprendido y escuchado.
  • Permite decir “No” respetando a los demás y sin generar conflictos.

“La asertividad o afirmación no es un rasgo del carácter con el que algunas personas llegan a este mundo y otras no. Se trata de una habilidad de comunicación y como cualquier otra habilidad, puede aprenderse”

Hare B., 2003

¿ Para qué es útil la asertividad?

Ser asertivos nos será muy útil para:

  • Dar nuestra opinión, hacer una petición o pedir un favor con naturalidad.
  • Expresar nuestras emociones negativas: críticas, quejas y desacuerdos se pueden expresar sin que el otro se sienta ofendido.
  • Expresar nuestras emociones positivas (agrado, alegría…): sin parecer demasiado condescendiente.
  • Preguntar por qué y sentirte con el derecho de cuestionar los protocolos establecidos.
  • Iniciar, continuar, cambiar y terminar conversaciones de forma natural.
  • Resolver los problemas cotidianos antes de que vayan a más y la situación se descontrole.

Intentar contentar siempre a los demás para evitar rechazos o
confrontaciones no es posible ni beneficioso. Aun siendo asertivos, habrá
situaciones y personas que generen conflictos. La asertividad no es un método infalible,
pero nos ayudará mucho en nuestras relaciones personales y por consiguiente
profesionales.

“Para poder trabajar con la asertividad es bueno contemplarla como un conjunto de pensamientos, sentimientos y conductas que hacen que nos sintamos respetados y respetemos a los demás”

Castanyer O., 2014

Figura 2: Taller de asertividad

¿Cómo ser asertivo?

Aprender a comunicarte de forma asertiva requiere tiempo, práctica y paciencia, no lo vamos a poder conseguir de la noche a la mañana. Pero merece la pena intentarlo. Algunas de las claves para aprender cómo ser asertivo son las siguientes:

  • Sustituye los pensamientos negativos por otros positivos: Cuando nos quejamos, criticamos, pedimos algo o decimos “no”,  podemos llegar a sentirnos mal y pensar que somos malas personas, sin embargo, tenemos el derecho de expresar nuestros sentimientos y defender nuestras ideas, sin agresividad ni pasividad.
  • La gente no puede leernos la mente: En muchas ocasiones damos por sentado que la gente que nos rodea sabe cómo nos sentimos o qué es lo que queremos porque para nosotros es algo muy obvio. Sin embargo, por lo general, la gente no suele tener idea de lo que nos molesta o de lo que esperamos de ellos. Debemos empezar a expresar claramente lo que deseamos o necesitamos. Si nos callamos aquello que nos molesta, la situación no se solucionará y llegará un momento en que la situación explote de manera descontrolada.
  • Defiende “tu” verdad, no “la” verdad: Tenemos que defender lo que pensamos que es nuestra verdad, en función de nuestras experiencias. Pero no debemos pensar que nuestra verdad es absoluta. En ocasiones, nuestra verdad puede ser desagradable para otros, pero ese no es motivo para no expresarla. Una verdad que no nos podrán negar es como nos sentimos. Nadie podrá negarte si estas contento, triste, enfadado....
  • No te apartes de tu objetivo: No se trata de ganar una discusión, sino de conseguir aquello que te has propuesto.  Para ser asertivo no solo debemos exponer la situación, sino también dejar muy claro lo que queremos y añadir los motivos por los que lo queremos. Siempre que incluyamos en la conversación nuestros motivos, tanto al pedir algo como al negarnos, conseguiremos que el mensaje sea más efectivo y menos agresivo.
  • Haz referencia a los hechos: No hagas juicios de valor, solamente expón los hechos con la mayor precisión posible. Si juzgamos, la otra persona se sentirá ofendida, y ese no es nuestro objetivo.
  • Hablar en primera persona: Una de las claves más importantes en la asertividad, es utilizar “yo” en lugar de “tú”. De esa manera centramos la conversación en nuestros sentimientos en lugar de hacer ver a la otra persona que lo ha hecho mal. Pongamos un ejemplo: “ Me gustaría terminar mi explicación sin que se me interrumpiera” en lugar de “! Siempre estas interrumpiendo¡ o “No me dejas hablar”.

En definitiva, hablar desde ti y no de lo que hace la otra persona.

  • Utiliza el lenguaje corporal: La comunicación no verbal también juega un papel importante en la asertividad. Una postura firme y calmada, sin mostrar debilidad a nuestro interlocutor, hará más efectivo nuestro mensaje. Son las llamadas “Posturas de Poder”.

Figura 3: Comunicación corporal

“La práctica cotidiana de expresiones proactivas alimenta el compromiso con la excelencia comunicacional”

López L.A., 2015

Pasos a seguir para ser asertivo.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, podemos resumir en los siguientes pasos una perfecta conversación asertiva:

  1. Hechos (A): Recordemos que hay que hablar de los hechos lo más concreto y veraz posible, evitando los juicios de valor.
  2. Sentimientos (B): Expresa como te sientes de forma calmada, pero con firmeza y sin miedo.
  3. Solución (C): Termina indicando que es lo que quieres de manera clara y precisa.

Tendríamos por lo tanto una frase genérica de la siguiente forma: “Cuando (A), me siento (B) y me gustaría (C).

Conclusión.

La asertividad es la forma más adecuada de comunicarte con los demás en la inmensa mayoría de las situaciones. Con ello evitamos expresarnos de manera agresiva o pasiva, de forma que expresamos nuestra opinión y sentimientos sin miedo a molestar a los demás pero con seguridad y firmeza.

La práctica lleva a la perfección y tendremos que practicar hasta conseguir que nos salga sin pensar y de forma natural.

Referencias.

  • Asertividad,Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta:  7 de Mayo 2019. Recuperado de: https://es.wikipedia.org/wiki/Asertividad
  • Hare B., (2003), Sea asertivo: la manera positiva de comunicarse con eficacia, España, Editorial: Gestión 2000.
  • Castanyer O., (2014), Aplicaciones de la asertividad, Bilbao, España, Editorial: Descleé de Brouwer
  • López L.A., (2015), 77 claves de comunicación asertiva: Fórmulas maestras de comunicación asertiva, Medellín, Colombia, Editorial: Eliprovex.

Figuras

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.