Educación inclusiva o educación sin exclusiones

      Comentarios desactivados en Educación inclusiva o educación sin exclusiones
FacebooktwitterpinterestlinkedinmailFacebooktwitterpinterestlinkedinmail
Print Friendly, PDF & Email

Resumen

El concepto de atención a la diversidad en nuestras aulas ha ido evolucionando a través de los años con la sociedad. Desde una educación especial destinada a un tratamiento clínico de la discapacidad, pasando por la integración que pretende normalizar la educación de todos los alumnos y más tarde por la educación compensatoria dirigida al alumnado en desventaja social llegamos hasta la inclusión. La educación inclusiva es actualmente a nivel la meta a alcanzar en los colegios e institutos de nuestro país, y su pilar fundamental, una escuela para todos, hace hincapié en valores necesarios para la convivencia de grandes y pequeños. Para ello es fundamental el apoyo de una sociedad consciente y consecuente.


Introducción

pixabay.com autor: Capri23auto

La UNESCO define la educación inclusiva como el proceso de identificar y responder a la diversidad de las necesidades de todos los estudiantes a través de la mayor participación en el aprendizaje, las culturas y las comunidades, y reduciendo la exclusión en la educación. Involucra  modificaciones en contenidos, aproximaciones, estructuras y estrategias, con una visión común que incluye a todos los niños del rango de edad apropiado y la convicción de que es la responsabilidad del sistema regular educarlos a todos.

El interés por la enseñanza inclusiva ha ido creciendo paulatinamente tanto en el marco docente de nuestro país como a nivel mundial, comenzando a entenderla desde un prisma más amplio que el limitado a la enseñanza del alumnado con necesidades educativas especiales.

Origen de la educación inclusiva

El concepto de educación inclusiva surgió en los años 90 como la oportunidad de crear una sociedad en la que cada una de las personas que la forman sean partícipes, sin exclusiones de ningún tipo. Esta nueva idea apareció con el objetivo de ampliar el concepto de atención a la diversidad, hasta entonces entendida bien como integración, referida a los alumnos con necesidades educativas especiales o como educación compensatoria, relacionada con los estudiantes en desventaja social. La educación inclusiva les incluye no solamente a los alumnos previamente entendidos como de integración y de compensatoria, sino a todo el sistema, ampliando los marcos de referencia y de actuación.

Su pilar fundamental es que hay que percibir de modo distinto la diversidad, ya que hay que transformar el sistema para poder atender a todos los alumnos, en vez de que sean los alumnos los que se tengan que adecuar al sistema.

El concepto de la educación inclusiva

La escuela inclusiva es una escuela para todos, independientemente de su capacidad, raza, idioma, cultura... lo esencial es literalmente que nadie quede excluido. Este modelo de educación que propone la inclusión responde a una sociedad diversa.

En este contexto social el currículo es compartido por todos teniendo adaptaciones concretas, no se trata de que cada persona aprenda cosas diferentes, sino que las aprenda de forma distinta.

Los valores que defiende la escuela inclusiva son de gran trascendencia en el momento presente: la tolerancia, el respeto por todos los miembros de la comunidad, el sentimiento de formar parte de un grupo y el valorar la diversidad son fundamentales para la convivencia tanto en la escuela como fuera de ella. La inclusión educativa se asienta en la justicia y la equidad, si las personas aprenden juntos en la escuela también aprenderán a vivir juntos en el futuro.

Inclusión e integración

La Educación Especial ha pasado a través de los años por diversas etapas de conceptualización y desarrollo. Se inició con una visión de segregación de la persona en centros especializados con una perspectiva de atención clínica proveniente del campo de la medicina. La propuesta de integración que nació en los años ochenta sirvió para renovar esta educación tradicional, siendo su cambio fundamental la normalización de la vida de los alumnos con necesidades educativas especiales siendo matriculados en centros ordinarios. Para estos alumnos se disponen profesionales, recursos y apoyos.

Actualmente el término de integración está dejando de ser usado ya que solo se orienta a quien ha sido anteriormente excluido, intentando que se readapte al sistema.

La inclusión es una reorientación de la integración, y no se limita solo al ámbito educativo, se trata de una idea transversal presente en otros aspectos de la vida, familiar, social, laboral, etc.

En la integración el alumno puede compartir la jornada escolar en aulas de apoyo, mientras que en la inclusión todos forman parte del aula ordinaria y es allí donde se reciben los apoyos.

La inclusión no se centra en la discapacidad de la persona como era el caso de la integración, sino en sus capacidades.

Los roles en la escuela inclusiva

El objetivo de la educación inclusiva es poder atender de igual forma a todos los alumnos, y para ello es necesario que esté involucrada toda la comunidad educativa: alumnos, profesores, familias y miembros de la comunidad. Todos deben participar al unísono para ser una sociedad solidaria. En este contexto el rol del profesor es el del motivador y estimulador del aprendizaje. Su objetivo primordial es preparar a los alumnos para que puedan tomar sus propias decisiones respecto a su proceso de enseñanza y también para que ellos puedan colaborar con sus compañeros. Para poder llevar a cabo de manera efectiva la educación inclusiva es preciso acabar con la incomunicación que tantas veces ocurre entre claustros y colegios y fomentar el intercambio de ideas, información y recursos entre profesionales de la enseñanza. También es necesario fomentar las relaciones con el barrio o municipio, que el centro se abra a su contexto y se produzca un intercambio de experiencias entre todos.

Conclusiones

El concepto de inclusión es en realidad solo concebible como un proceso permanente, ya que la inclusión como tal debe estar constantemente evolucionando, por lo que no es suficiente con establecer unas prácticas concretas. Es toda la comunidad educativa la que con esas prácticas podrá prosperar hacia una cohesión social en el que la escuela sea un reflejo certero de la sociedad.

La inclusión en educación es un derecho de todos los niños que forman parte de nuestra sociedad y una práctica de prevención de la exclusión social en la infancia. Como afirmó el autor británico Len  Barton,  “la escuela inclusiva es a la vez un microcosmos y un camino hacia la sociedad inclusiva”.

Bibliografía

  1. Barrio de la Puente, J.L. (2008) Hacia una Educación Inclusiva para todos. Universidad Complutense de Madrid.
  2. Escribano González, A (2013) . Inclusión educativa y profesorado inclusivo. Narcea Ediciones
  3. González, E. (1995). Educar en la diversidad. Estrategias de intervención. Madrid: CCS.
  4. Parrilla, A. (2005). La Educación Inclusiva: un desafío a todos los sistemas y comunidades educativas. Temáticos Escuela, 13, 7-9.
  5. http://www.inclusioneducativa.org/ise.php?id=1

Ana Palomo Blázquez